Aburto destaca la apuesta del Ayuntamiento por promover «una ciudad diversa que reconoce y respeta la diferencia»

BILBAO BIZKAIA

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha destacado este martes la apuesta del Ayuntamiento de Bilbao por promover "una ciudad diversa que reconoce y respeta la diferencia, y en la que prima la calidad de vida de toda su ciudadanía y su bienestar".

Aburto ha hecho estas declaraciones en la inauguración, en el Museo Marítimo, del acto principal del X Aniversario de la Red de Ciudades Interculturales-RECI, el programa que aúna a ciudades y territorios comprometidos con el impulso de políticas públicas con perspectiva intercultural.

Durante dos jornadas, ayer y hoy, ciudades que forman parten de la RECI han realizado, en la capital vizcaína, un balance de estos últimos diez años, haciendo hincapié en los retos de futuro.

En el acto de cierre del aniversario, el alcalde ha presentado a la Villa como «una ciudad acogedora, inclusiva, de valores y diversa» y, en este sentido, ha explicado que el Ayuntamiento apuesta por «promover una ciudad diversa que reconoce y respeta la diferencia, y en la que prima la calidad de vida de toda su ciudadanía y su bienestar».

Asimismo, sobre la diversidad que caracteriza a la población de Bilbao en los últimos años, ha destacado que «es el resultado de la creciente movilidad de personas con diferentes orígenes, educación, prácticas culturales, conocimientos lingüísticos y de otros tipos».

«Consideramos que es un valor extraordinario que genera nuevas oportunidades económicas, sociales y culturales, y que nos permite aprovechar nuevas ideas, aprender de diferentes prácticas y experiencias culturales, y realizar intercambios entre las posibles formas de entender la vida», ha dicho.

Por su parte, este pasado lunes tuvo lugar la reunión anual de la Red de Ciudades Interculturales, y la edil de Cooperación, Convivencia y Fiestas, Itziar Urtasun, fue la encargada de dar la bienvenida a la ciudad a representantes de municipios adheridos como Getxo o Barakaldo y de otras localidades estatales como Valencia, Cartagena, Sabadell, Barcelona, Fuenlabrada, Cabildo de Tenerife, Getafe, Logroño, Zaragoza y Salt.

En las diferentes iniciativas de la conmemoración de la creación de la RECI también han participado miembros de entidades sociales y asociaciones de personas inmigrantes de la Villa, del Consejo Local de la Inmigración, de la Universidad de Deusto, de la Fundación la Caixa, Begirune, Ikuspegi y grupos políticos municipales, entre otros.

MÁS DE 150 CIUDADES

Bilbao es miembro de la RECI desde el año 2011, mismo año que surgió esta iniciativa en el marco del programa «Intercultural Cities» del Consejo de Europa para intercambiar las experiencias y estrategias de diseño y acción de los programas interculturales de distintas ciudades a través de instrumentos específicos como «La ciudad intercultural, paso a paso» o el Índice de Ciudades Interculturales (ICC), un instrumento del Consejo de Europa que, mediante 70 preguntas y 14 indicadores evalúa y permite comparar el avance de las políticas interculturales en las ciudades que utilizan esta herramienta.

En esta última década, la RECI se ha consolidado como «un espacio clave de cooperación» entre diferentes territorios del Estado adherido a su vez a la Red Europea Intercultural Cities, que apuesta, según ha destacado el Ayuntamiento, «no solo por el intercambio de experiencias sino por generar conocimiento, diseñar nuevas herramientas y metodologías de intervención e impulsar proyectos compartidos». De hecho, al programa ya se han adherido más de 150 ciudades de diferentes países europeos y también de Japón, Australia, Cánada o Marruecos.

Desde su organización explican que formar parte de la RECI implica «la voluntad de promover la igualdad de derechos, deberes y oportunidades de toda la ciudadanía, prevenir y luchar contra cualquier discriminación y evitar los procesos de segregación, reconocer la diversidad como una realidad y una oportunidad, y fomentar la convivencia, el diálogo y la interacción positiva».

«Apostar por la interculturalidad también implica poner en valor los elementos comunes y compartidos, y promover el pensamiento crítico y la empatía», añaden, para apuntar que esta apuesta responde también a «la necesidad de articular respuestas relacionadas con los derechos económicos, cívico-sociales y culturales de las personas migrantes, elementos clave para garantizar la convivencia y el desarrollo exitoso de las ciudades».