Admitida a trámite la proposición de ley de EH Bildu para negar la custodia compartida en casos de violencia machista

EUSKADI

Oihana Etxebarrieta recuerda que las y los menores también son víctimas directas de la violencia machista y reivindica adaptar la ley para garantizar su protección. Critica que la suspensión cautelar de las comunicaciones y visitas a hijos e hijas no se aplique ni en el 10% de los casos.

Tal como informa EH Bildu, «con un consenso casi total –PP y Vox han sido la excepción–, el Parlamento ha dado el primer paso para convertir en ley la propuesta de EH Bildu de impedir la custodia compartida en casos de violencia machista. En concreto, la coalición plantea modificar la ley de relaciones familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores con el objetivo de que si uno de los progenitores tiene abierto un procedimiento judicial por violencia machista, se hayan adoptado o no medidas en relación con el mismo, no tenga derecho a la custodia compartida».

Tal y como ha recordado Oihana Etxebarrieta, esta proposición de ley empezó a tramitarse la pasada legislatura, pero el adelanto electoral trajo consigo detener la tramitación, que con el paso dado hoy se reanuda otra vez. “Ante la violencia machista es imprescindible el compromiso en todos los ámbitos y que el ordenamiento jurídico institucional esté vigilante de modo permanente; nuestra propuesta va en esa dirección, proponemos una ley que parte y se basa en el igualitarismo, ya que la custodia compartida obligatoria profundiza en las relaciones de poder basadas en la desigualdad”.

La parlamentaria de EH Bildu ha destacado que la ley debe proteger no sólo a las mujeres, sino también a las y los menores, que también son víctimas directas de la violencia machista y cuyo interés superior debe prevalecer sobre cualquier norma. En este sentido, ha insistido en la importancia de negar la custodia compartida a los progenitores que tengan abierto un procedimiento judicial por violencia machista y, al respecto, ha advertido de que ahora en esos casos muy pocas veces queda en suspenso, como medida cautelar, el régimen de visitas y comunicación con hijos e hijas. “En la CAV en 2018 se interpusieron 5.640 denuncias y sólo se fijaron 458 suspensiones temporales de la comunicación, ni el 10% de los casos. ¿Cómo es posible que en todos los demás casos, con menores implicados en muchos de ellos, se conceda el derecho a seguir comunicándose con estos? Muchas veces se utiliza a las y los menores para perpetuar el contexto de violencia; pedimos esas medidas cautelares sabiendo además que el mito de las denuncias falsas es solo eso, un mito, porque los informes dejan claro que el porcentaje de denuncias falsas es solo el 0,079%. Y en base a ese dato anecdótico, ¿vamos a dejar al 99,93% restante sin protección?”.