Atutxa cree que Sánchez «suele reaccionar cuando ve que el apoyo del PNV puede estar en entredicho»

EUSKADI

En una entrevista publicada hoy, la dirigente jeltzale reconoce, además, que tras los cambios en el Gabinete "todos esos ministros y sus equipos se tienen que poner al día y hay mucho trabajo acumulado respecto a la agenda vasca".

Tras recordar que la legislatura avanza y hay acuerdos «por cumplir» por parte del Ejecutivo de Sánchez, Atutxa cree que el presidente del Gobierno «suele reaccionar cuando ve que el apoyo del PNV puede estar en entredicho».

«Lo que no puede hacer es llegar y que todo sea un trágala para los grupos que le apoyamos en la investidura», señala, para añadir que Sánchez juega con el hecho de que «enfrente tenemos a un PP no ya lanzado a los brazos de Vox, sino fundido en un abrazo mutuo».

«Pero esto no se trata de que el PNV pegue un puñetazo encima de la mesa, se trata de poner en valor los acuerdos y la estabilidad», subraya.

Por otro lado, manifiesta que el traspaso de la competencia del ingreso mínimo vital «es una condición necesaria previa incluso a los Presupuestos porque ya debería estar hecho», mientras advierte que el PSOE no ha contado al PNV «cuál es su propuesta de reestructuración del Estado».

PANDEMIA

Por otro lado, Atutxa lamenta que el Gobierno central no ha dado a las Comunidades «la cobertura suficiente para tomar medidas con garantías jurídicas» para luchar contra la pandemia de la covid-19, al tiempo que cree que en Euskadi la Justicia «no nos está ayudando».

«Pero a lo mejor es que quien tiene la responsabilidad de legislar no lo ha hecho en tiempo y forma. Se deja en manos de los jueces la decisión final sobre una cuestión política, no sé si nos podemos quejar de todo…», indica.

Cuestionada por el nuevo estatus, afirma que hace un año el PNV se presentó a las elecciones con un programa «claro» y tuvo un respaldo «bastante amplio».

«No hay un solo ciudadano que no sepa que está entre las prioridades porque así lo reconocen cuando nos dan su voto. Somos formales, no gritamos, pero mantenemos las reivindicaciones, no las hemos cambiado», matiza, para añadir que «hay un modelo vasco y otro catalán».

Ante la posibilidad de que se recoja el derecho a decidir en ese nuevo estatus, Atutxa señala que «es algo que nos llevaría a una mayoría importante y transversal del Parlamento vasco».

«Más de un 50% está dispuesto a apoyarlo, decida lo que decida después la ciudadanía. La cuestión es que exista esta capacidad para decir cuál quiere que sea la relación con quienes nos rodean», expresa.