Bilbao estudiará las líneas de Bilbobus para reordenarlas

El pleno de Bilbao de este jueves ha debatido una moción de EH Bildu en la que se instaba al equipo de gobierno a la realización de un estudio sobre las actuales líneas de Bilbobus, donde se analice el actual número de viajeros, la tendencia en los últimos años y la perspectiva de necesidades de futuro, y, en base a estos resultados, poder abordar un proceso de reordenación teniendo en cuenta entre otras cuestiones, las "peticiones históricas" realizadas en los distritos y por los colectivos vecinales.

Finalmente ha salido adelante una enmienda de modificación acordada entre el equipo de gobierno y EH Bildu, con el apoyo del PP y el rechazado de Elkarrekin Podemos, en la que se recoge la moción de la coalición soberanista y se añade que en el proceso de reordenación se tenga en cuenta, además, el desarrollo urbanístico previso.

En la defensa de su moción, el concejal de EH Bildu, Bruno Zubizarreta, ha señalado la necesidad de realizar una reordenación de las actuales líneas de Bilbobus para que «respondan a las necesidades reales de la ciudadanía que, a través de peticiones vecinales se han registrado en los distritos tras los cambios que ha sufrido Bilbao en torno al urbanismo, la movilidad y demografía en los últimos años».

Zubizarreta ha recordado que, tras la firma del Plan de Movilidad Urbana Sostenible en 2018 por todos los grupos municipales, se contemplaban una serie de medidas y objetivos para mejorar el servicio de Bilbobus. Así entre otras acciones, ha señalado que se prevé mejorar sus tiempos de viaje y la intermodalidad entre los operadores. Y el PMUS también incluye la posibilidad de realizar un estudio en torno a la reordenación de las líneas de Bilbobus, ha remarcado.

Por ello, ha dicho que urge realizar un estudio en el que se analice el número de viajeros de las diferentes líneas en los últimos años, la tendencia en los últimos años y las perspectivas de necesidades de futuro para así contar con «una red de urbanos que se adecúe a las verdaderas necesidades de movilidad de los bilbaínos, ya que el actual cuenta con carencias que deben ser solucionadas».

Como ejemplos, ha puesto la necesidad de aumentar las frecuencias de las líneas 13 (San Ignacio-Txurdinaga), 48 (Santutxu-Lezeaga) o 18 (San Ignacio-Zorrotza), ya que en los últimos años ha ido aumentando el número de pasajeros en dichas líneas, y ha advertido del nivel de «saturación muy elevado» en las líneas 34 y 43 que unen el barrio de Otxarkoaga con Santutxu, así como de la reducción de las líneas Plaza 3 (Plaza Circular-Otxarkoaga), 58 (Mintegitxueta-Atxuri) y 27 (Sarrikue-Atxuri).

Desde Elkarrekin Bilbao, su portavoz, Ana Viñals, ha señalado que desde el año de 2017 se está hablando del estudio de líneas de Bilbobus, por lo que ha preguntado si «hay o no hay estudio de Bilbobus, si está hecho o no está hecho o si está hecho pero no está presentado».

Tras recordar que en el pleno de enero el concejal adjunto de Movilidad, Álvaro Perez, afirmó que el estudio de líneas ya estaba hecho, Viñals ha justificado la enmienda de su formación a este punto en la que defienden que el «Mapa de Líneas y Paradas de Bilbobus» se tiene que «seguir adecuando, con una forma de trabajo y evaluación continua, ajustada a demandas colectivas o vecinales, cambios demográficos, costumbres pandémicas, en fin, atendiendo de forma dinámica tanto cuestiones coyunturales como estructurales de la ciudad».

ESTUDIO «AMORTIZADO»

Viñals ha insistido en que «el tema del estudio ya está amortizado» y ha considerado mejor «plantear un enfoque de gestión de líneas y paradas de Bilbobus más dinámico, en el que partiendo de las reivindicaciones vecinales, se adopten decisiones en base a criterios técnicos tanto coyunturales, como la pandemia, como estructurales, como los cambiso demográficos».

Por su parte, la portavoz del PP, Raquel González, ha considerado neceario realizar el estudio, pero ha dicho que «no es incompatible» con resolver de forma provisional los problemas que sufren y denuncian los veicnos de Bilbao usuarios de Bilbobus. Tras señalar que elaborar este informe llevará su tiempo «para que sea eficaz y se logre el objetivo que se busca con él», ha insistido en que ello no es «un impedimento para resolver los problemas que ya existen con algunas frecuencias o trazados, mientras el estudio siga su curso».

Raquel González ha considerado «muy importante y totalmente necesario atender esas demandas que ya existen en els ervicio de Bilbobus mientras se elabora el informe» porque, de lo contrario, ha advertido que «caeríamos en una continua y eterna inacción y falta de respuesta a los vecinos de Bilbao en cualquiera de los problemas puntuales que se les presenten en su día». «No se puede parar el dar una respuesta en base a futuros estudios, lo que no quiere decir tampoco que no haya que hacer esos estudios, sino manejar de forma simultánea ambas cosas», ha manifestado.

En su respuesta a los grupos, el concejal de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil, ha destacado que Bilbobus recorre al año 6,5 millones de kilómetros y en 2019 tuvo 24,8 millones de viajeros, cifra que se redujo en 2020 a 16 millones por la pandemia del Covid-19.

Para Gil, hay «dos deberes pendientes». El primero, ha precisado, es «adaptar los Bilbobuses a los actuales usos y costumbres de la ciudadanía de Bilbao, lo cual no quiere decir que no estén adaptados, sino que tenemos que tener un ejercicio de perspectiva y prospectiva para acertar».

El según «deber pendiente» es, según ha dicho, la convergencia tarifaria, «una asignatura pendiente que no es estrictamente» del Ayuntamiento, pero que es necesario «seguir trabajando por hacer del transporte público una de las estrellas de la ciudad de Bilbao, que ya lo es» porque «el nivel de satisfacción es alto en la valoración ciudadana» de Bilbobus.

Por otro lado, Alfonso Gil ha recordado que, en la actualidad, la factura de Bilbobus para el Ayuntamiento son «40 millones de euros, habiendo llevado menos viajeros» porque «los kilometros o la limpieza de los autobuses se han hecho» a pesar de la pandemia.

Asimismo, ha dicho que «estudios hay muchos, porque se hacen permanentemente», pero lo que hay que hacer, «es entrar, de verdad, a valorar cómo están las líneas de Bibobus en perspectiva y cómo las hacemos en prospectiva». «Tenemos muchos estudios, pero no tenemos este estudio que se plantea hoy y nos comprometemos a hacer», ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad