Bilbao se adhiere a la Red de Ciudades que Caminan

El pleno del Ayuntamiento de Bilbao ha aprobado en su sesión de este jueves la adhesión de la Villa a la 'Red de Ciudades que caminan' que entre sus principios estratégicos tiene "incrementar la movilidad integral, diseñar y gestionar espacios y lugares para las personas, reducir el peligro de atropellos y desarrollar una cultura del caminar".

El pleno de este jueves, que ha comenzado con un minuto de silencio por las víctimas de la violencia machista, y estará en esta sesión presidido por la teniente de alcalde Amaia Arregi debido a la baja del alcalde, Juan Mari Atutxa, de baja por su operación de cadera, ha aprobado, con el apoyo de todos los grupos excepto el PP, que se ha abstenido, la solicitud de admisión del Ayuntamiento de Bilbao, en calidad de socio institucional, a la «Red de ciudades que caminan», con expresa adhesión a sus Estatutos.

El concejal de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil, ha afirmado esta red «no es una red radical en favor de los peatones, sino una red que plantea las cosas con mucho sentido común». En ese sentido, ha dicho se ha visto la necesidad de «compartir buenas prácticas con el conjuto de ciudades que están adheridas a la red».

Tras destacar que la red está presidida por el alcalde de Pontevedra, «paradigma de la movilidad peatonal en el conjunto de Europa», ha asegurado que es una red que «casa perfectamente con los principios básicos del Plan de Movilidad Urbano Sostenible de Bilbao, donde el eje ya no es el coche, sino el individuo».

Por su parte, el concejal de EH Bildu Bruno Zubizarreta ha destacado que los principios que rigen la ‘Red de Ciudades que Caminan’ tienen como objetivo «ordenar, diseñar y regular el espacio público para que el peatón sea la base de la movilidad urbana, es decir, situar al peatón, al ciudadano como referencia para la utilización del espacio público, y no al vehículo privado».

«Una acción política – ha subrayado-, que a menudo se deja en la mera teoría y desgraciadamente no se lleva a la práctica como muestran los innumerables ejemplos que tenemos en Bilbao: problemas de accesibilidad sin resolver en los barrios, urbanismo que a menudo mercantiliza el espacio público, etc».

Desde EH Bildu, ha asegurado, van a «seguir impulsando y aportando para que Bilbao sea inclusiva para el peatón y basado en un urbanismo humanista». Por tanto, han considerado «adecuado» que Bilbao se una a la ‘Red de ciudades que caminan’, y «esta vez sí, pongamos al ciudadano como referencia para la utilización del espacio público».

La portavoz de Elkarrekin Podemos, Ana Viñals, ha afirmado que «la prioridad es el peatón» y ha señalado que, «además de adherirnos a redes o participar en plataformas que trabajan temas de movilidad sostenible, es importante que esto vaya acompañado de medidas concretas, partidas presupuestarias y acciones que nos faciliten el que se puedan poner en marcha medidas concretas que son las que desde estas redes de trabajo a nivel teórico se plantean».

Desde el PP, su portavoz, Raquel González, ha afirmado que «adherirnos a esta red es muy goloso, porque el futuro va en esa dirección» y ‘la Red de Ciudades que Caminan’ está «llena de muy buenos propósitos y retende hacer una ciudad más amable al peatón», algo con lo que el PP está «totalmente de acuerdo». Así mismo, ha apostado por «medidas proporcionales y que mantengan la convivencia con el coche, moto o bici o cualquier otro tipo de vehículo».

No obstante, a pesar de estar de acuerdo, el PP se ha abstenido porque «desarrollar este compromiso se puede enfocar de disintas maneras, unas mas drásticas que otras, y mientras esto no se despeje, trabajaremos para que se desarrolle en su máximo esta red, pero marcaremos unos límites para que, sin desproteger a los peatones, tampoco se demonice al resto de formas de trabsporte».

COMPROMISOS

La adhesión a la red de ciudades que caminan implica asumir, entre otros compromisos, «la movilidad de base peatonal, derecho al espacio público, planificación urbanística caminable, diseño urbano caminable, seguridad vial con enfoque peatonal, alianza entre medios sostenibles, visión global, ciudad inclusiva, autonomía infantil y medio ambiente urbano y saludable».

En la «Carta Internacional del caminar», que el Ayuntamiento tiene intención de ratificar, se ensalzan los beneficios de andar, como «un indicador clave de sociedades con salud, eficiencia, inclusión social y sostenibilidad».

Se reconocen, además, «los derechos universales de las personas en poder caminar de forma segura y a disfrutar de una alta calidad de espacios públicos en cualquier sitio y en cualquier momento». También se asume el compromiso con el trabajo de «reducción de barreras físicas, sociales e institucionales que limitan la actividad de caminar».

Los principios estratégicos son «incrementar la movilidad integral, diseñar y gestionar espacios y lugares para las personas, mejorar la integración de las redes peatonales, planeamiento especial y usos del suelo en apoyo a la comunicación a pie, reducir el peligro de atropellos, mejorar la sensación y seguridad personal, aumentar el apoyo de las instituciones, y desarrollar una cultura del caminar».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad