Bilbao se suma a la iniciativa ‘Ciudades contra la pena de muerte’

BIZKAIA

El Ayuntamiento de Bilbao se adhiere un año más a la campaña internacional “Ciudades por la vida - Ciudades contra la pena de muerte”, que persigue, desde 2002, la abolición universal de la pena capital. En esta ocasión, entre las 18:00 y las 20:30 horas, el Consistorio bilbaino iluminará de amarillo la fachada del Teatro Arriaga, lo mismo que miles de edificios representativos de más de 2.000 ciudades en todo el mundo. Una pantalla gigante colocada junto al Teatro Arriaga proyectará distintos vídeos y mensajes a favor de los derechos humanos y en contra de la pena de muerte.

Al mismo tiempo, se celebrará un seminario web internacional titulado #stand4humanity #nodeathpenalty, donde distintas personas expertas, activistas y representantes de la sociedad civil de varios países asiáticos, europeos y norteamericanos subrayarán la necesidad de evitar que la actual crisis sanitaria mundial provocada por el Covid-19 se convierta en una crisis de los derechos humanos. Para participar en este webinar, solo es necesario inscribirse en el siguiente enlace.

“Ciudades por la vida – Ciudades contra la pena de muerte” es una iniciativa global de la Comunidad de Sant’Egidio, con el apoyo de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, a la que pertenece Amnistía Internacional y más de 60 organizaciones, colegios de abogadas y abogados, sindicatos y autoridades regionales y locales de todo el mundo. La elección del día 30 de noviembre coincide con el aniversario de la primera abolición de la pena de muerte aprobada en el mundo, que tuvo lugar en 1786, en el antiguo Gran Ducado de Toscana.

Actualmente, un total de 142 estados, que representan más de dos tercios de los países del mundo, han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica, según datos de Amnistía Internacional. En 1977, cuando Amnistía Internacional inició su campaña global contra la pena de muerte, unicamente estaba abolida en 16 países de todo el mundo.

En 2019, al menos 657 personas fueron ejecutadas mediante fusilamiento, ahorcamiento, decapitación, electrocución o inyección letal en 20 países, entre los que destacan China, Arabia Saudí, Egipto, Irak e Irán. Esta cifra, un 5% inferior a la de 2018, es la más baja registrada en la última década. Sin embargo, al menos 26.604 personas continúan a la espera de la ejecución de su pena capital en corredores de la muerte de todo el mundo.