Carlos García (PP): «Las políticas con el Euskera son de imposición y exclusión»

BIZKAIA

El concejal en el Ayuntamiento de Bilbao se ha referido a la imposición del Euskera por parte de las instituciones controladas por el nacionalismo vasco. "Las políticas no benefician al idioma", ha declarado

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha pedido en el pleno que se celebra este jueves en el Ayuntamiento no hacer «guerra» con el euskera y hacer que sea «un tesoro de todos», ante las críticas del PP de «imposición» del dioma.

Aburto, que ha presidido el pleno de este jueves en el Ayuntamiento de Bilbao tras estar ausente de dos sesiones al encontrarse de baja por la operación de un tumor, se ha pronunciado, de esta forma, durante la votación de una propuesta de aprobación de un crédito adicional en el presupuesto municipal del ejercicio 2021, por importe total 15.000 euros para la concesión de una subvención nominativa a la Fundación Labayru con destino al desarrollo del Programa Gazteak Euzkaraz II.

En este punto únicamente ha tomado la palabra el concejal del PP Carlos García que ha denunciado que se está tratando de «imponer» el euskera y, en el caso concreto de la propuesta a debate, ha criticado que estas colonias para «fomentar que los jóvenes y los niños lo usen les está restando sus libertad».

En su opinión, las políticas que se están llevando a cabo con el euskera son de «imposición y de exclusión» y ha advertido de que, «en vez de usarlo cada vez más gente, lo que ocurre es que cada vez lo sabe más gente por obligación y se usa menos».

Tras afirmar qe en Bilbao «apenas hay un 3% de personas que lo usan habitualmente y eso es un rotundo fracaso», García ha dicho que «hay que cambiar estas políticas que no son de promoción, sino de imposición, y las políticas de apoyo, no son de apoyo sino que son de exclusión».

A su entender, la subvención para el programa de la Fundación Labayru «no es correcto ni adecuado para los fines que se pretenden, que es fomentar el uso del euskera, que se debe hacer con libertad y no con imposición».

Además, ha asegurado que «hay muchas personas a las que se les está provocando rechazo al euskera porque se les impone en el trabajo y en su vida cotidiana, y porque se les excluye de muchas oportunidades en la vida». «Mucho capital humano que se nos está marchando por la imposición del euskera y mucho capital humano que podía venir a aportar no viene porque se está usando el euskera de una manera totalmente inadecuada, incorrecta y que no beneficia ni a las personas ni al idioma», ha insistido García.