¿Cómo evitar los intereses abusivos con créditos rápidos?

EUSKADI

Así como es cierto que muchas veces la solicitud de una tarjeta de crédito puede darle a los consumidores la oportunidad de adquirir productos o contratar servicios que, de otro modo, estarían fuera de su alcance, también es cierto que debemos ser extremadamente cuidadosos con ellas, o podemos llegar a meternos en problemas, sobre todo con sus intereses.

Lo que sucede es que, al reclamar estas tarjetas de crédito, se firma un contrato con todos los detalles del acuerdo al que accedemos con la entidad bancaria, y es precisamente aquí donde casi nadie se detiene, haciéndolo sólo más tarde, cuando abrumados intentan evitar los intereses abusivos.

Esos intereses regulados por la TAE, que se van incrementando a medida que pasa el tiempo y se mantienen los retrasos en los pagos, pueden encuadrarse muchas veces dentro de lo que el sector determina como “abusivo”, cuando están entre el 20% y el 30% de la TAE.

Tal cual lo establece la Ley de Usura en España, esos márgenes lo único que logran es generar mayor endeudamiento, de manera que el cliente tenga serias dificultades para cancelarlo, al punto de que incluso el Tribunal Supremo ha criticado estas prácticas, que tienen al desequilibrio financiero de las personas, situándolas en circunstancias sumamente comprometedoras.

¿Qué hacer con los intereses abusivos de una tarjeta de crédito?

En este punto, probablemente te estarás preguntando qué se puede hacer para no sufrir con esos intereses abusivos de las tarjetas de crédito, y hay dos tipos de acciones que debemos iniciar rápidamente, la primera de ellas reclamar, vía abogados, por productos financieros tóxicos.

La segunda, y la más urgente, es cancelar cuanto antes la tarjeta de crédito con sus intereses abusivos para evitar que se sigan acumulando, y aquí es cuando los lectores se preguntan con qué dinero van a cancelar la tarjeta de crédito si evidentemente no pueden pagar sus intereses.

Lo que se debe hacer es reemplazar esa deuda que crece a pasos agigantados todos los meses por una deuda de bajo crecimiento, que te permita mantener tu tarjeta de crédito al día, eludiendo los intereses abusivos, y es allí cuando entran en escena los créditos rápidos.

Los minicréditos, también llamados préstamos rápidos, son los que se otorgan para pequeñas cantidades, por ejemplo cuando queremos cancelar una tarjeta de crédito cuyos intereses se han disparado, y que no revisten las mismas complicaciones que los créditos de toda la vida, por lo que el dinero llega a tu cuenta rápidamente, sin papeleos, sin demoras ni esperas, etc.

Puedes establecer la cantidad de dinero que necesites, con la recomendación de que sea el suficiente para dejar tu tarjeta de crédito sin deudas, y también la cantidad de tiempo en el que quieres o puedes devolver esa suma, para ver la simulación del microcrédito y comprobar cómo, a misma distancia a futuro, sus intereses son mucho más bajos que los de una tarjeta de crédito.

Por eso es una excelente idea sustituir la deuda con intereses abusivos por un préstamo en Internet que obtienes en segundos, y te dará un respiro, ahorrándote dinero.