Consejera de Salud defiende que se han tomado «las medidas adecuadas» en el caso de las vacunaciones irregulares

EUSKADI

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, ha afirmado que ya se han tomado "las medidas adecuadas" en el caso de las vacunaciones irregulares y ha criticado que, sin embargo, hay "quien quiere oír lo que no ha sido".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, Sagardui ha analizado el plan de vacunación contra la covid-19 y las vacunaciones acontecidas en los hospitales bilbaínos de Basurto y Santa Marina, donde sus gerentes -Eduardo Maiz y José Luis Sabas- han cesado.

En este sentido, ha recordado que la pasada semana acudió al Parlamento para relatar lo que había acontecido, aunque hay «quien quiere oír lo que no ha sido». Asimismo, ha insistido en que ya se han tomado «las medidas adecuadas» y ha sostenido desde que asumió su cargo como consejera que éste se encuentra a disposición del lehendakari.

«Aquí estoy, hoy es lunes, vamos adelante con la campaña de vacunación y creo que las declaraciones del partido han sido claras y concisas. Yo sigo con mi trabajo como consejera de Salud», ha expresado.

Por otro lado, ha manifestado que en Euskadi se continúa con la campaña de vacunación y ha confiado con contar con mayor número de dosis para hacerla «expansiva al resto de grupos de riesgo priorizados». «Estaremos atentos a que la campaña de vacunación cumpla con los criterios de priorización establecidos», ha dicho.

En esta línea, ha asegurado que su «verdadera preocupación» es contar con dosis suficientes, ya que «es muy difícil planificar cuando no se sabe las dosis de que se va a disponer ni cuándo van a llegar».

«Las vacunas han sido adquiridas por contratos a nivel europeo, se distribuyen a los Estados proporcionalmente y son estos quienes establecen en sus territorios otra proporcionalidad. Es complejo y no se puede adquirir las dosis que queremos», ha indicado, para recordar que los laboratorios tienen sus «políticas de producción y sus vaivenes».

Asimismo, ha insistido en que la farmacéutica Pfizer traslada ahora que se extraigan seis dosis de cada vial cuando antes eran cinco, algo «que no siempre es posible». «Con estos cambios de criterio cómo vamos a hacer una planificación exacta en el tiempo. Lo que sí tenemos es una estrategia y establecimos así una reserva estratégica, un stock, que garantiza que quien haya recibido una primera dosis recibe la segunda… Hay planificación pero con estos condicionantes», ha relatado.

Por otro lado, ha defendido que Osakidetza «tiene capacidad para vacunar», como se ha visto en la campaña de la gripe en la que más de 500.000 personas han recibido la dosis en solo dos meses, y ha advertido de que cuando se acusaba a Euskadi de ir «a la cola de la vacunación», desde el Departamento ya se dijo que se trataba de «una estrategia».

«El proceso inmunitario requiere de dos dosis y por eso hay que estar seguros de que quien recibe la primera dosis también recibe la segunda. La estrategia de Euskadi es la adecuada», ha reiterado.

Por otro lado, ha manifestado que para esta semana está previsto recibir 2.400 dosis de Moderna y 14 bandejas de Pfzifer, «menos de las que se pensaba». «Serán alrededor de las que veníamos recibiendo que eran unas 15.600 dosis… pero no lo sabremos hasta que las recibamos y las contemos», ha concretado.

Además, y tras recordar que la variante británica del virus tiene un grado de contagio «muy alto», ha valorado que las vacunas que se administran parecen ser eficientes. Según ha cifrado, en estos momentos el número de casos detectados en Euskadi asciende a 94 casos -el pasado viernes eran 60-.

SITUACIÓN ACTUAL

Tras advertir de que se está ante una situación «preocupante» después de jornadas por encima de los 1.000 contagios diarios, ha recordado que la positividad refleja que se está lejos del 5% que es «cuando se empieza a pensar que hay una tendencia descendente de la evolución de la pandemia».

Asimismo, ha afirmado que el sistema asistencial vasco tiene «capacidad de reacción», pero está en una «situación complicada» tras haberse dado muchos ingresos en las UCIs, por lo que ha vaticinado que a nivel asistencial febrero va a ser «muy intenso».

«Tenemos un sistema de salud sólido y la capacidad de reacción es real. En las UCIs estamos en un escenario 3 sobre 5, pero los medios son los que son. Para poder atender el mayor número de camas UCI que se pudieran habilitar tenemos que priorizar sin olvidarnos de lo urgente. Esto se traduce en que las intervenciones que no son urgentes puedan ser demoradas y en colaborar con otros agentes sanitarios», ha añadido.

Respecto a la posibilidad de que se pudieran endurecer las medidas adoptadas para luchar contra la pandemia, Sagardui ha abogado por cumplir las ya impuestas «con seriedad», ya que «hay gente que parece no entender que estamos en pandemia y tratan de romper el cumplimiento de las medidas». «Es una muestra de insolidaridad y de no conocer la realidad», ha concluido.