Cuando la estrategia es la equivocada

EUSKADI

Por Jon Ander Etxebarria Garate, Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi |

Después de ver los datos de la situación actual de la Covid en Euskadi, se puede decir que la estrategia llevada a cabo por la administración sanitaria del gobierno vasco y avalada por todos los grupos políticos del Parlamento de Gasteiz, es una estrategia equivocada o cuando menos que no está solucionando el problema sanitario, con las consecuencias que por las medidas adoptadas está ocasionando en amplios sectores de la sociedad, como son, la hostelería, la sanidad, la educación, el pequeño comercio, etc.

Si nos atenemos a los últimos brotes que se han dado en el sector sanitario (Sanatorio de Górliz, Hospital de Basurto), vemos que la administración sanitaria lo primero que ha hecho es culpabilizar a los sanitarios, por dejar caer que el último día antes del cierre de bares, es donde se pudieron generar los contagios, o bien decir que el contagiador cero era un familar que estaba de visita. Lo que hay que decir a este respecto es que no parece muy científico penalizar tanto a los sanitarios como a familiares ya que eso hay que demostrarlo y es algo muy difícil, casi imposible, ¿dónde están los estudios científicos para saber donde se contagia realmente la gente?.

Por otra parte este personal sanitario se supone que tiene que estar dotado de todos los medios de protección posible, ya que a los ciudadanos nos obligan a la mascarilla y la distancia social. Se supone que a los familiares en las visitas también les obligan a ponerse medios de protección importantes. Teniendo en cuenta esto, me vienen dos preguntas: ¿en caso de tener la protección suficiente, no nos estaría diciendo la realidad que habría que reflexionar si las mascarillas sirven realmente?. Recuerdo que las mascarillas médicas compradas en farmacias de utilización importante por parte de la población, dice en su propia caja que asegura filtración bacteriana > 98%, cuando los virus son hasta 1000 veces más pequeños que las bacterias. Si la pregunta anterior es negativa, es decir, que existe una falta de protección a los sanitarios, entonces el déficit de la estrategia de la administración sanitaria es todavía mayor y de una culpabilidad importante, por lo que creo que se debería revisar la estrategia antes de culpabilizar a los ciudadan@s.

Otro punto donde se aprecia claramente que la estrategia no es la idónea está en la utilización de ingentes cantidades de recursos económicos como son los test de PCR creando en un porcentaje importante enfermos imaginarios con lo que eso conlleva de recelo social, de miedo y de falta de empatía en la población.

Durante los meses de octubre y lo que llevamos de noviembre se han realizado un total de 513.354 test de PCR, si consideramos un precio de 50 euros por test (precio a la baja), se tiene un total de 25.667.700 euros, por lo que me surge una pregunta, ¿no sería mejor dedicar ese dinero a recursos humanos y materiales en la sanidad, en vez de gastarlo en algo que reiteradamente está diciéndonos que es continuar con una estrategia equivocada, y más cuando la RO la tenemos en 1?. ¿No ganaríamos toda la población volviendo a hacer de la sanidad lo que siempre ha sido que es ocuparse de la gente que enferma en vez de ocuparse de la gente no enferma?, ¿no elevaríamos el nivel de nuestra sanidad invirtiendo todo lo que se está invirtiendo en los test de PCR, en mejorarla?.

ENTREVISTA