Itxaso dice que la mascarilla no ha evitado otras olas

EUSKADI

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, ha afirmado este martes que la mascarilla no ha evitado anteriores olas pandémicas y se ha mostrado convencido de que las comunidades autónomas tienen "la posibilidad de adoptar medidas en el ámbito de su competencias que contribuyen a restringir algunas de las posibilidades de movimiento" para hacer frente al alza de los contagios.

En una entrevista a Radio Euskadi, Itxaso se ha referido a la actual situación de la pandemia en Euskadi y a la petición del Lehendakari, Iñigo Urkullu, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que reconsidere el uso obligatorio de la mascarilla.

Al respecto, ha indicado, en primer lugar, que hay que tener en cuenta que las mascarillas son obligatorias para «un buen número de supuestos» que coincide «básicamente» con lo que el resto de países europeos está determinando.

Asimismo, ha manifestado que la mayor parte de la gente, aun cuando se cumplen las condiciones de distanciamiento mínimo, está manteniendo la mascarilla en el exterior.

Denis Itxaso ha añadido que «poner el foco» en la mascarilla está «bien», pero ha indicado que no se puede olvidar que tampoco ha evitado anteriores olas pandémicas en los últimos meses.

El delegado del Gobierno ha destacado que las comunidades autónomas, como, a su juicio, se está viendo estos días en autonomías como Cantabria, Cataluña o Valencia, la «posibilidad de adoptar medidas en el ámbito de su competencias que contribuyen a restringir algunas de las posibilidades de movimiento». «Con lo cual también se puede hacer frente con otros recursos y medidas a la pandemia», ha afirmado.

En todo caso, ha recordado que este miércoles se debatirá en el Congreso la convalidación o no del decreto que regula el uso de las mascarillas.

Cuestionado por las restricciones que se deberían implantar para frenar los contagios en Euskadi, Itxaso ha dicho que es algo que tienen que plantear los expertos, y ha remarcado que en Euskadi hay un LABI técnico que habitualmente eleva unos informes al LABI institucional que convoca el Lehendakari.

«Y es a eso a lo que nos agarramos nosotros para, de alguna manera, apoyar -cosa que he hecho yo en todo momento- las medidas que el Lehendakari quiera establecer en el ámbito de sus competencias porque entiendo que está tratando de hacer frente a la pandemia, una tarea muy difícil», ha agregado.

Asimismo, ha manifestado que el Gobierno de España, en general, lo que hace es «dar apoyo» a las propuestas que realiza el Iñigo Urkullu porque se entiende que «se trata de activar los mecanismos y las herramientas que están a su disposición para poder hacer frente a la situación».

Tras asegurar que no se va a «entrometer» ni a decir al Lehendakari, «ni mucho menos» al LABI técnico que está compuesto por expertos «lo que tienen que hacer», ha aludido a la posibilidad de establecer un toque de queda, para subrayar que, cuando uno tiene una serie informes técnicos que apuntan a una «elevación» de la prevalencia del virus y «entiende que hay que hacerle frente, tiene que explorar las herramientas que están a su disposición sabiendo que algunas de ellas requieren de validación judicial».

«Algunas de las comunidades autónomas, cuando han motivado debidamente esas restricciones, han visto cómo sus respectivos Tribunales Superiores de Justicia han validado esas decisiones, pero, sobre todo y ante todo, de lo que soy partidario es de saber leer en cada momento cuál es la situación epidemiológica por la que estamos atravesando», ha manifestado.

A su juicio, si algo ha demostrado todo esta situación es que había que gobernarla «con temple, con cierto rumbo, sin dejarse llevar por la coyuntura» en el sentido de que, según Itxaso, «en todo momento hay que tener claro hacia dónde vamos y cuáles son los objetivos». Itxaso ha destacado la importancia de adoptar las medidas «con arreglo a la situación que se vive».

Ante el hecho de que el TSJPV haya tumbado algunas de las medidas restrictivas planteadas, ha manifestado que, a veces, se «poneel foco en la decisión aparentemente contradictoria de los tribunales, pero también hay que ponerlo en la justificación y motivación que cada comunidad autónoma hace de las restricciones que quiere aplicar».

«Algunas de las comunidades como Cantabria, Comunidad Valenciana o Cataluña han visto cómo sus tribunales les validaban las restricciones, en tanto y cuanto eran restricciones puntuales, quirúrgicas, acotadas en el espacio a aquellos lugares con especial incidencia pandémica y siempre con la debida justificación técnica. Poner el foco en ese trámite de la motivación y la justificación, es tan importante como puede ser poner el foco en las decisiones de la Justicia», ha añadido.

A su juicio, el hecho de que, «en un momento dado», un tribunal de rechace determinadas medidas, «no implica que uno deba renunciar para siempre a poder seguir intentando tomar medidas, al menos, si uno está convencido de que necesita adaptarlas y cree que son imprescindibles para la gestión sanitaria».

Preguntado, por tanto, por si Urkullu no debería renunciar al toque de queda, ha afirmado que «ni el Lehendakari ni nadie tienen que renunciar a nada». «Es importante hacer una lectura permanente, continuada de la situación por la que se atraviesa y, en cada momento, tratar de adoptar las medidas más ajustadas a esa situación, hacer un seguimiento es fundamental y hacerlo, además, sin dejar de atender que en este sistema de cogobernanza cada cual tiene sus competencias», ha añadido.

Denis Itxaso ha asegurado que hay un «marco jurídico global» y una nueva normativa aprobada por el Consejo de Ministros que permite «homologar doctrina en casación ante el Supremo cuando se produzca disparidad de criterio judicial entre un tribunal y otro ante una misma solicitud de restricción». «Y, con eso y con todo entendemos que se está pudiendo hacer frente a la pandemia», ha apuntado.

Sobre el levantamiento de las restricciones en Reino Unido, Itxaso ha indicado que se ve como «algo un poco extraño» dada su actual situación pandémica.