Donostia, detenido por intentar robar diversos productos en un comercio

SUCESOS EUSKADI

Agentes de la Ertzaintza detenían, en la tarde de ayer en Donostia, a un varón de 20 años acusado de un delito de robo con violencia. Tras intentar llevarse sin pagar un pantalón y una cazadora, en un comercio de la calle Urbieta, golpeaba a un ertzaina para evitar pasar por los arcos de seguridad del mismo, intentando huir acto seguido a la carrera, pero siendo interceptado poco después en la calle Andia.

Sobre las siete y media de la tarde de ayer, la Ertzaintza recibía el aviso de los responsables de un comercio, según el cual un individuo había intentado llevarse sin pagar un pantalón y una cazadora, valorados en casi 56 euros, y lo tenían retenido, por lo que solicitaban la presencia de una patrulla policial.

Así, poco después una patrulla se personaba en el lugar y los agentes eran informados, por los responsables del comercio, de que el individuo en cuestión, allí presente, había intentado llevarse sin pagar un pantalón y una cazadora escondiéndolos en una maleta, pero había sido sorprendido.

Tras identificar al sospechoso como un varón de 20 años de edad, una vez finalizados los trámites, era invitado a salir del comercio, pero los agentes podían ver que el individuo se mostraba renuente a pasar por la zona de los arcos de seguridad. Por este motivo, uno de los ertzainas lo acompañó en ese recorrido, pero en el momento de pasar por los arcos, el sospechoso propinaba un golpe en el pecho al agente y echaba a correr. En cuanto cruzaba los arcos de seguridad, estos comenzaban a sonar, señal de que tenía que llevar algún otro producto escondido.

Así, se iniciaba una persecución que terminaba poco después en la calle Andia, cuando el sospechoso chocaba con un ciudadano, lo que facilitaba su interceptación.

A continuación, los agentes encontraban, escondido en un bolsillo interior, un frasco de colonia que aún tenía la alarma colocada, que era de inmediato recuperado. Así, una vez realizadas las oportunas comprobaciones, los ertzainas procedían a la detención del sospechoso bajo la acusación de un delito de robo con violencia, y a su traslado a dependencias policiales.