Campaña fomenta comportamientos «responsables» para la final de Copa

EUSKADI

El Gobierno Vasco ha puesto en marcha una campaña de concienciación para fomentar los comportamientos "responsables" y adecuados a la normativa sanitaria por parte da población con motivo de la final de la Copa del Rey que el Athletic de Bilbao disputará el próximo sábado en Sevilla contra el Fútbol Club Barcelona.

La puesta en marcha de esta campaña, similar a la impulsada con motivo de la final que el pasado día 4 enfrentó al Athletic y a la Real Sociedad, ha sido dada a conocer por el consejero de Seguridad del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, a su llegada al Parlamento autonómico.

Erkoreka ha explicado que, a través de esta campaña, se tratará de transmitir a la población la necesidad de actuar «con responsabilidad», y de que todas las personas «asuman como una obligación» la necesidad de respetar las normas sanitarias frente a la pandemia.

El consejero ha apelado a la «responsabilidad» de los ciudadanos, a los que ha invitado a mantener las distancias de seguridad y a respetar las medidas de «profilaxis» para evitar contagios.

Además, y aunque no ha ofrecido detalles respecto a las características del operativo policial con motivo de la final del sábado, ha explicado que el dispositivo diseñado por la Ertzaintza será «diferente» al organizado con motivo de la final entre el Athletic y la Real, dado que en aquel partidos se enfrentaban dos equipos de dos territorios vascos, mientras que en el encuentro del sábado sólo habrá un club de la comunidad autónoma.

«No hace falta ser muy inteligente ni un experto en seguridad para darse cuenta de que las circunstancias no tienen mucho que ver», ha manifestado. Además del hecho de que en esta ocasión solo habrá un equipo vasco en la final, ha indicado que, en estos momentos, están en vigor medidas más «radicales» frente a la pandemia que las vigentes hace dos semanas.

De hecho, ha recordado que hay muchos municipios vascos sobre los que en la actualidad pesa un confinamiento perimetral, incluida la propia capital vizcaína. «Las circunstancias son completamente distintas y los dispositivos deben ser diferentes», ha afirmado.