El ‘modus operandi’ de Hermanos Koala: emboscadas aleatorias, dos franjas de edad y más de veinte años de actividad

EUSKADI

Según informó el consejero de Seguridad vasco, Josu Erkoreka, esta "pandilla violenta" es una vieja conocida para las fuerzas de seguridad vasca, donde conviven dos generaciones, con integrantes que van desde los 15 a los 38 años. El integrante detenido por el caso de Alexander que tenía 38 años pertenecía a la banda desde hace 20 años.

Este grupo violento trata de emular a las bandas que operan en lugares como Centroamérica y Sudamérica. Sin embargo, su estructura organizativa es menor que la de estos grupos, por lo que a veces es complicados darles la consideración de banda criminal organizada a nivel penal.

La Ertzaintza cree que ‘Los Hermanos Koala’ no tiene más de 30 miembros activos -de los cuales 13 están detenidos-, donde la mayoría son menores de edad, por lo que en ocasiones entran y salen de los juzgados por sus tropelías de forma rápida.

Como ocurre en bandas de este tipo, los mayores dan ejemplos los menores, que les enseñan el camino y las acciones que han de realizar para ganarse el respeto del grupo. El historial delictivo se convierte en un medallero para el resto del grupo, del que muchos suman múltiples entradas en los juzgados y en los centros tutelados.

¿Cómo actúan?

El modus operandi de ‘Los Hermanos Koala’ tiene generalmente las siguientes características: atacan de noche, rodean a su víctima con superioridad numérica y los agreden hasta dejarla malherida, momento en el que aprovechan para robar sus pertenencias. El pasado 25 de julio participaron en otras agresiones y robos contra al menos cuatro jóvenes, antes de agredir a Alexander.

Además, este grupo no esconde sus acciones y son ellos mismos los que se graban y lo comparten en redes sociales, como ocurrió en el caso de Alexander, lo que permitió identifica a muchos de los que participaron.

Viven y se reúnen de forma habitual en diferentes municipios de Bizkaia. En este provincia ya han protagonizado peleas, donde en ocasiones se citan con otra bandas rivales para pegarse entre ellos.

Según recoge el periódico El País, ya en 2019 las fuerzas de seguridad del País Vasco tenían localizados 24 grupos que actuaban de una forma parecida, por lo que no es un hecho exclusivo de Bizkaia.

Por el momento no se descartan más detenciones en lo próximos días relacionadas con el caso de Alexander, pues la investigación sigue abierta. Si tras este caso caso y el alto número de integrantes detenidos se ha conseguido desmantelar por completo a la banda es todavía complicado de saber.

Lo que sí es un prioridad para las autoridad vascas es acabar con estas bandas violentas juveniles que atemorizan a algunos ciudadanos. Según Josu Erkoreka: «Esto esta permitiendo avanzar en el desmantelamiento de estructuras que ejercen la violencia de manera indiscriminada en algunos lugares de Euskadi».