El paro registrado en Euskadi encadena un trimestre de descensos y baja en noviembre 6.035 personas,

EUSKADI

El número de personas que buscan empleo en Euskadi y no lo encuentran era a cierre de noviembre de 132.436 personas, 6.035 menos que en octubre, según los datos registrados en Lanbide, y la afiliación sube en 825 personas. Se trata del tercer mes consecutivo en el que desciende el desempleo, un 4,36% menos y es el mayor descenso registrado en este mes en los últimos 15 años. En términos interanuales, hay 18.659 personas más en desempleo que en octubre de 2019. Con respecto al inicio de la pandemia, las personas desempleadas son 15.197 más que en el cierre de febrero, y 14.014 menos que en agosto, mes en el que el paro alcanzó el dato más elevado del año, mientras que 14.608 tenían reconocida la prestación por ERTE y los demandantes de RGI se incrementan en un 0.6%.

La viceconsejera de Empleo, Elena Pérez Barredo, considera que el conjunto de datos que ofrece el mes de noviembre son positivos, sobre todo si se tienen en cuenta las previsiones realizadas al principio de la pandemia, pero desde el Gobierno vasco se observan con “mucha cautela ante las incertidumbres a las que nos enfrentamos con la pandemia”.

Con respecto a la demanda registrada en las oficinas de Lanbide, el paro disminuye menos entre las mujeres, con un descenso del 3,59%, mientras que entre los hombres el descenso es del 5,29%. En la relación anual el aumento del paro es notablemente superior entre los hombres (+20,21%) que entre las mujeres (+13,47%). Aun así, el 55,16% de las personas paradas son mujeres, lo qu ese explica porque muchas de las actividades consideradas esenciales, como la sanidad o la parte de comercio que quedó abierta durante el confinamiento, están muy feminizadas.

Por edades, el descenso del paro en noviembre ha sido más acusado entre las personas por debajo de los 24 años, con una bajada del paro del 8,74%, aunque el descenso disminuye en todas las franjas. En el saldo interanual, destaca el aumento del paro entre los 16 a 24 años (+42,56%) y entre los mayores de 54 años, aunque en este caso el aumento es más moderado (+8,66%). Para los que no han tenido todavía su primera experiencia laboral, disminuye en un 5,94%.

También desciende el paro en los tres Territorios, de forma más notable en Álava (-8.87%), 2.139 personas desempleadas menos que en octubre, situándose en 21.970 personas. En Gipuzkoa disminuye un 4,21%, 1.547 personas desempleadas menos que en octubre, situándose el paro en 35.214 personas. En Bizkaia con 2.349 personas desempleadas menos que en octubre, el paro se sitúa en 75.252 personas, un descenso del 3,03%. En el saldo anual, el peor comportamiento corresponde a Araba con un aumento relativo del 17,77%, seguido muy de cerca de Gipuzkoa con un aumento del 17,33% y más alejado de Bizkaia, con un aumento del 15,58%.

En relación a la actividad, durante noviembre el paro disminuye en todos los sectores, y especialmente en la construcción (-5,68%), en el sector primario (- 5,48%), en industria (-5,43%) y en servicios (-3,70%). En relación a la situación del año pasado destaca el fuerte incremento del paro asociado a servicios (17,31%) e industria (+14,36%). En el sector primario aumenta un 11,62% y en construcción un 8,67%. Los que están esperando su primera experiencia laboral aumentan un 18,63%. En un nivel de desagregación mayor, destaca un aumento del desempleo en los servicios de alojamiento (16 personas más).

En cuanto al tiempo en el que las personas permanecen en situación de desempleo, en noviembre disminuye el paro de larga duración en 2.522 personas (-3,51%) y el de corta duración en 3.513 (-5,27%). En la referencia anual, se aprecia un aumento del colectivo de larga duración del 24,34% mientras que el de corta duración aumenta un 8,77%. Las personas más afectadas por el vaivén del mercado laboral han sido las que están en una situación de mayor vulnerabilidad, las que por su inestabilidad laboral causan constantes entradas y salidas en la ocupación, hecho que provocó el fuerte aumento del paro de corta duración el mes pasado, y hecho que ha provocado la fuerte disminución este mes de noviembre. Actualmente 69.326 parados, el 52,34% son parados de larga duración.

El número de contrataciones en la CAE ha sido de 62.541, de las cuales 4.727, un 7,56%, han sido de carácter indefinido. La contratación disminuye un 15,27% en relación al mes anterior, y un 21,9% en relación a noviembre del año pasado. El acumulado del total de contratos durante este año asciende a 643.992 un 30,97% inferior al que teníamos el mismo mes del año anterior. El acumulado de indefinidos asciende a 55.100 un 29,64% inferior al que teníamos el año pasado. La tasa de indefinidos es del 7,6%, 8 décimas inferior a la de noviembre de 2019. La tasa de contratos a tiempo parcial es del 37,59% del 50,39 % entre las mujeres y del 24,81 % entre los hombres.

Con respecto a estos dos últimos índices, el de cronificación y temporalidad, la viceconsejera de Empleo ha expresado su preocupación por la persistencia de la precariedad, dato que ha calificado como “malos”, porque se vienen arrastrando desde antes de la pandemia de forma estructural y se han agudizado como efecto de la actual crisis.

Afiliación a la Seguridad social

Euskadi ha registrado el pasado mes de noviembre una media de 959.181 afiliados a la Seguridad Social, lo que supone 825 más que en octubre (+0,99%) pero 20.729 cotizantes menos que en noviembre de 2019 (-2,16%), según los datos hechos públicos este miércoles por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Tanto Bizkaia como Gipuzkoa han contabilizado más afiliados que en octubre, con 1.261 cotizantes más en el territorio vizcaíno y 93 trabajadores ocupados más en Gipuzkoa. Por contra, Álava ha anotado 529 cotizantes menos. Los tres mantienen variaciones negativas en relación al año pasado, con afiliados 4.611 menos en el territorio alavés, 6.747 menos en el territorio guipuzcoano y 9.371 menos en el vizcaíno.

ERTES

Según datos del SEPE, al cierre de noviembre había en Euskadi 14.608 personas trabajadoras con prestaciones reconocidas por ERTE, de las cuales 7.811 son mujeres, el 53,5%. La hostelería agrupa al 45,9% de esas personas, comercio al 13,7%, e industria al 11,5%. Las actividades de servicios auxiliares (ETTs) y artísticas, recreativas también muestran una incidencia significativa de ocupados en ERTE. Este dato contrasta con el de los expedientes solicitados a lo largo del último trimestre en la Dirección de Trabajo del Gobierno vasco, que había tramitado

7.032 expedientes de los cuales 5.523 se refieren al sector de la hostelería, el 78,5%, que pueden afectar a un máximo de 25.058 personas. La diferencia, ha explicado la viceconsejera, hay que entenderla sobre todo por la desafectación de trabajadores en ERTE para el inicio de las actividades que son posibles (reparto de comida a domicilio, cafés para llevar etc…)

RGI

Durante el mes de noviembre de 2020 el número de titulares de una prestación de Renta de Garantía de Ingresos ha aumentado en 332 personas, un aumento del 0,6%. El número total de titulares se sitúa en 54.408, 2.061 más que en noviembre de 2019 y 2.168 más que en el cierre de febrero, al inicio de la pandemia. Del total de personas que cobran la RGI un 18,2% dispone de un trabajo precario, un 23,8% es pensionista, un 44,7% se encuentra parado y un 13,3% está excluido de intermediar en el mercado laboral. Las mujeres con un trabajo precario son casi la cuarta parte de las mujeres que cobran la RGI, un 21,3%; entre los hombres este porcentaje es del el 13,9%. La situación de paro tiene mayor prevalencia entre los hombres; el porcentaje de hombres parados es del 52,7% mientras que el de mujeres en la misma situación es del 38,9% El porcentaje de hombres excluidos de participar en el mercado de trabajo es del 11,8%; el porcentaje de mujeres excluidas, sin embargo, es del 14,4%. Las pensionistas son el 25,4% del total de mujeres en la RGI, los hombres pensionistas son el 21,5%. Este mes aumenta el gasto total de la “nómina” de RGI un 0,7%, en 270.931 € sobre la cifra del mes anterior. El coste máximo de la nómina de RGI se produjo en noviembre de 2016 y fue de 42.480.498€, 3.740.539€ más que la actual.

En cualquier caso, la viceconsejera también ha apuntado la preocupación por los datos que confirman el alto nivel de precariedad. El 91.4% de los contratos firmados siguen siendo temporales y la tasa de tiempo parcial se sigua en un 37.59 destacando dicha tasa en las mujeres que asciende a un 50.39% Por eso, ha añadido la viceconsejera Pérez Barredo “las políticas del departamento de Trabajo y Empleo se orientan a corregir esos déficits que venía arrastrando el mercado laboral antes de la pandemia y que no han hecho más que agudizarse en estos tiempos de incertidumbre.”

Además, según los datos aportados por el SEPE, al cierre de noviembre había 14.608 personas trabajadoras que tenían reconocida la prestación por ERTE, de las cuales el 45,9% se corresponden con el sector de hostelería, el 13,7% a comercio y el 11,5% a industria.