Empresarios vascos aplauden la política fiscal de Ayuso

EUSKADI

Las críticas al “dumping fiscal” de Isabel Díaz Ayuso por parte del lehendakari Urkullu y su cuestionamiento del “modelo social e ideológico” que, en su opinión, defiende la presidenta han tenido un segundo capítulo esta semana. Representantes de los empresarios vascos han alabado en las últimas horas la política fiscal de la Comunidad de Madrid, con alusiones a medidas concretas como la supresión del Impuesto de Patrimonio. El Ejecutivo vasco, no obstante, ha respondido con una defensa clara de su “modelo social” y dirigiendo su mirada hacia otras referencias fiscales: “Euskadi quiere poder compararse con los países más avanzados del mundo; en particular con el norte de Europa”.

La defensa de la política fiscal de Ayuso por parte de representantes empresariales llegó ayer por partida doble y en términos muy similares.

El presidente de los empresarios vascos abogó por suprimir el Impuesto de Patrimonio

El primero en entrar en esta cuestión fue Eduardo Zubiaurre, presidente de la confederación empresarial vasca Confebask y rostro más conocido del empresariado vasco. En una entrevista en Euskadi Irratia, destacó que la Comunidad Autónoma del País Vasco “ha perdido competitividad” frente a Madrid, que “se ha convertido en los últimos años en una comunidad muy competitiva para atraer la inversión y el talento”.

A partir de ahí, entró en cuestiones concretas como el Impuesto de Patrimonio que, en su opinión, “nos perjudica mucho a la hora de atraer talento y proyectos”. “Ese impuesto (que no existe en Madrid) nos da muy pocas cosas buenas y nos trae grandes perjuicios”, añadió.

Euskadi está perdiendo atractivo inversor porque no cuenta con las ventajas fiscales de Madrid»

Juan Ugarte, ecretario general de Empresas Alavesas

Las palabras de Zubiaurre se vieron refrendadas poco después por el secretario general de Empresas Alavesas (SEA), Juan Ugarte, quien prácticamente calcó el mensaje del presidente de los empresarios vascos.

En opinión de Ugarte, “Euskadi, por desgracia, está perdiendo atractivo inversor”, ya que “no cuenta con unas ventajas fiscales” con las que sí cuenta Madrid.

El Gobierno Vasco respondió en clave social, “sin ánimo de polemizar”, pero sin ambages. El portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria, se mostró contrario a prescindir de los recursos fiscales con los que cuentan las diputaciones forales y subrayó que gracias a ellos Euskadi «puede presumir de contar» con un «sistema de solidaridad como no lo hay en el Estado español».

Debe haber una balanza y un equilibrio entre la recaudación fiscal y la calidad y cantidad de los servicios públicos»

Bingen Zupiria, portavoz del Gobierno Vasco y consejero de Cultura y Política Lingüística

Zupiria también se refirió a la «presión importante que existe por parte de algunos líderes económicos» para que las diputaciones supriman el Impuesto de Patrimonio y ligó los recursos que proporciona con el sostenimiento de las políticas sociales. “Es necesario disponer de todos los recursos fiscales que se generan en Euskadi”, indicó.

«Gracias a estos recursos podemos presumir de contar con un buen sistema sanitario y educativo y con un sistema de solidaridad como no hay igual en todo el Estado español», aseguró.

Si el lehendakari Urkullu criticó que el modelo aplicado por Ayuso responde a un “modelo ideológico y social” que implica “menos impuestos, menor recaudación y, por tanto, menos capacidad de gasto en políticas sociales», Zupiria apostó por señalar cuál es el modelo al que aspira su Ejecutivo.

Según indicó, el objetivo es compararse con “los países más avanzados del mundo”, con esa referencia concreta “al Norte de Europa”, donde cuentan con «muchos recursos públicos» para sostener su nivel de servicios.

«Debe haber una balanza y un equilibrio entre la recaudación fiscal y la calidad y cantidad de los servicios públicos que se ofrecen desde las administraciones», concluyó