Euskadi es la segunda comunidad donde las enfermeras sufrieron más agresiones en 2020

AZKEN BERRIAK ESPECIAL COVID-19 EUSKADI

Euskadi es la segunda comunidad autónoma donde las enfermeras sufrieron más agresiones durante el año 2020, un total de 184, según datos del Consejo General de Enfermería (CGE), que durante el pasado año 2019 solo contabilizó una agresión en el País Vasco, al contar únicamente con los datos correspondientes a Gipuzkoa.

A lo largo de 2020, pese al confinamiento por la pandemia de Covid-19, hubo 185 agresiones más que el año anterior a enfermeros en España, según el último informe del Observatorio Nacional de Agresiones a Enfermeras del Consejo General de Enfermería (CGE).

El documento, que incluye datos por cada comunidad autónoma y cuenta con la colaboración de todos los Colegios de Enfermería para su elaboración, contabiliza un total de 1.657 agresiones, frente a 1.472 que se notificaron en 2019, de forma que estas actitudes violentas se han incrementado en un 12,5%.

Las comunidades cuyos profesionales han sufrido más actos violentos han sido Andalucía (583), País Vasco (184) y Castilla y León (182). Además, se observa un gran incremento de agresiones en comunidades como Galicia, donde en 2019 tan solo se comunicaron dos y en este nuevo informe se han registrado 135.

«Es importante dejar claro que estas no son las únicas agresiones que han tenido lugar. Son las que se han notificado y registrado, de ahí que cobre tanta importancia hacer promoción de la necesidad de visibilizar las agresiones. El ejemplo de Galicia es claro: gracias a las campañas de sensibilización han sido muchas más profesionales las que se han animado a hacer visible la situación», ha puntualizado su presidente, Florentino Pérez Raya.

Estos datos corresponden a todas las agresiones, tanto físicas como verbales, que profesionales o Colegios de Enfermería han notificado al Observatorio Nacional de Agresiones. Unas cifras superiores a las que notifica la Policía Nacional en su registro anual, ya que no se contabilizan únicamente las denuncias policiales.

«En la mayoría de las ocasiones, sobre todo en las agresiones verbales, las enfermeras y enfermeros no se atreven a denunciar. Muchos profesionales creen que las agresiones verbales no son motivo de denuncia. Desde la Organización Colegial de Enfermería animamos a todos los colegiados a denunciar cualquier actitud violenta, recordamos que la Policía y la Asesoría Jurídica de su colegio de Enfermería están disponibles para atender cualquier situación», ha concretado Pérez Raya.

A la vista de estos datos, el Consejo General de Enfermería ha hecho un llamamiento a la población para aumentar el respeto a los enfermeros. «El respeto ha de ser mutuo; es intolerable que, tras un año de trabajo incansable, se observe este gran incremento de agresiones a nuestros profesionales», ha remarcado.

DATOS POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Andalucía es la comunidad autónoma que más agresiones ha notificado (583); le siguen País Vasco (184), Castilla y León (182), Islas Baleares (173), Navarra (142), Galicia (135) y Castilla-La Mancha (124). Por debajo de la centena de enfermeros que han notificado una agresión se encuentran la Comunidad de Madrid (62), Aragón (28), Cataluña (16), Comunitat Valenciana (15), Canarias (8), Cantabria (4) y Extremadura (1).

Por el contrario, La Rioja y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla han comunicado que ninguna enfermera o enfermero ha notificado agresiones. Mientras que ni la Región de Murcia y ni el Principado de Asturias han aportado datos.

La Organización Colegial de Enfermería colabora conjuntamente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra las agresiones. Por esta razón, se ha colaborado con la Policía Nacional para poner en marcha un proyecto de visitas presenciales en centros sanitarios llamado IPNS21.

El objetivo de esta iniciativa es establecer una relación más cercana y personal con los profesionales sanitarios en primera línea y conocer así, la problemática real que están viviendo.