Guía básica de turismo gastronómico en Vitoria

Si la oferta turística de Vitoria no ha dejado de crecer en los últimos años, y la capital alavesa cuenta con una enorme cantidad de razones por las cuales vale la pena descubrirla, no quedan dudas de que la gastronomía es una de las principales. Una tan importante como las demás.

Justamente por este motivo es que, en las siguientes líneas, queremos repasar algunas de las cuestiones básicas a tener en cuenta cuando se trata de realizar turismo gastronómico luego de decidirte entre los muchos Apartahoteles en Vitoria confortables que hay para elegir.

Comenzando por los platos que decididamente deberías probar en tu estadía por Vitoria, podemos mencionar algunos como la merluza en salsa verde, el bacalao al pil-pil o los chipirones en su tinta. Todos ellos delatan, casi inmediatamente, la influencia que tienen sobre la cocina local las otras dos provincias vascas con salida al mar. Pero el resto de España también ha hecho lo suyo.

Buena prueba de este híbrido gastronómico que representa la ciudad lo tenemos en otras recetas tradicionales en restaurantes, como las patatas a la riojana, la truchas a la navarra, las sopas de ajo y los asados castellanos. Hasta aquí, algunos de los must. Pero hay más, mucho más.

Es que por fuera de los productos importados, que suelen ser de excelente calidad, no puede decirse menos de los que se generan en este territorio, como por ejemplo la alubia pinta alavesa, la patata Gorbea, la miel, el queso Idiazabal, la sal de Añana, el txakoli, etc.

Y aunque no son pocos los destinos turísticos excepcionales desde lo histórico y lo cultural que tienen en la comida uno de sus grandes aliados, el caso de Vitoria es muy curioso, teniendo en cuenta que también se trata de una tierra de la que brotan algunos de los mejores vinos del planeta.

De hecho, el vino de la Rioja Alavesa cuenta con sus propias rutas para los amantes de esta bebida, las cuales pasan por pueblos cercanos, todos desarrollados a partir de esa industria.

Vitoria, además por un fenómeno muy particular como lo es el del pintxo-pote, con ya un par de décadas en su haber. Podríamos decir que representa una excelente opción para los visitantes que quieren probar la cocina alavesa sin gastar demasiado, ya que los clientes pueden hacerse con una consumición, que consta de un pintxo y una bebida, a un precio muy accesible.

Incluso, se promocionan distintas rutas del pintxo-pote, por lo que las propuestas gastronómicas pueden adecuarse al tipo de alimentos que más nos gusten, pero con la seguridad que vamos a gastar apenas un par de euros en cada consumición, un trato muy favorable para el turista.

Y, antes de finalizar, tampoco deberías perderte la salida a Laguardia, la capital administrativa de la Rioja Alavesa, con sus bodegas subterráneas y sus mínimas calles que nos guardan una sorpresa detrás de cada esquina. Sin dudas, un viaje que tiene en la gastronomía uno de sus puntos fuertes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad