La afluencia a playas de Bizkaia cae un 29,3%

BIZKAIA

La afluencia de bañistas a las playas de Bizkaia ha descendido un 29,3% entre el 1 de junio y el 31 de julio respecto a 2020 debido a la meteorología. En ese periodo, han acudido a los arenales vizcaínos 1.062.736 personas, 441.825 menos que en la primera mitad de la temporada del año pasado, que arrancó el 15 de junio, quince días más tarde que este año.

Según ha informado la Diputación de Bizkaia en una nota, las playas con mayor afluencia de público han sido Ereaga (128.005 personas), Arriatera-Atxabiribil (125.585), La Arena (110.236) y Gorliz (90.317).

A su vez, la bandera ámbar ha ondeado en 82 ocasiones y se ha establecido el aforo completo en cuatro momentos en las playas de Arriatera-Atxabiribil (junio), Las Arenas (julio) y Aritzatxu e Isuntza (en junio y julio).

Desde el arranque de la temporada se han registrado 609 incidencias y 31 reclamaciones y el servicio de socorristas ha atendido a 2.072 personas, en una primera mitad de temporada en la que se ha registrado un fallecido en la playa de Laida, el pasado 17 de julio. Por otro lado, en estos dos meses, se han recogido 261.840 kilos de residuos en las playas de Bizkaia.

Con estas cifras, y tal y como ha afirmado el director general de Medio Ambiente, Josu Bilbao, en declaraciones recogidas en el comunicado, «la meteorología ha tenido una gran influencia en la asistencia a las playas en esta primera mitad de la temporada, con tiempo muy variable y más días nubosos que soleados. Además los días nublados han estado acompañados también de un descenso de las temperaturas».

Bilbao ha añadido que esa reducción ha sido «más acusada» si se tiene en cuenta que este año la temporada ha empezado en Bizkaia el 1 de junio, mientras que en el año 2020 comenzó el 15 de junio, «la fecha habitual en este territorio».

De esta forma, entre el 1 de junio y el 15 de julio la institución foral ha contabilizado 1.062.736 usuarios, frente a las 1.504.561 que lo hicieron en el mismo período del año pasado, lo que supone una reducción del 29,3%.

La reducción se ha producido en los dos meses: en junio de este año han visitado los arenales 317.314 personas frente a las 448.647 que lo hicieron entre el 15 y el 30 de junio del ejercicio anterior; y en julio, 745.422 frente a las 1.055.914 que lo hicieron en 2020.

En los dos primeros meses de la temporada de este año únicamente ha habido 17 días soleados, mientras que los nublados fueron 27, los lluviosos 8, y los variables 9, registrados en junio y julio. Además, en las jornadas de tiempo inestable las temperaturas han sido más bajas de lo habitual por estas fechas.

Las playas con mayor asistencia han sido las de Ereaga (128.005 personas), Arriatera-Atxabiribil (125.585), La Arena (110.236) y Gorliz (90.317), y la bandera ámbar, que señala un nivel de ocupación alto en los arenales, ha ondeado en 82 ocasiones.

A lo largo de esta primera mitad de la temporada, además, se ha decretado en aforo completo en cuatro ocasiones y las playas en las que se ha determinado esta situación en algún momento del día han sido las de Arrietara-Atxabiribil (en junio), Las Arenas (en julio) y Aritxatzu e Isuntza, ambas en dos ocasiones, una en cada uno de estos dos meses.

UN FALLECIDO

En lo que respecta a la actividad de los socorristas, en esta primera mitad de la temporada se ha producido el fallecimiento de una persona el pasado 17 de julio en la playa de Laida, en un momento en el que ondeaba la bandera verde.

El equipo de socorristas que se encontraban en esa jornada vigilando la orilla de la playa detectó a esta persona flotando boca abajo en el agua y se lanzaron a su rescate. Cuando los socorristas lo trasladaron a la orilla, comprobaron que no respiraba e iniciaron las maniobras de reanimación, dando aviso también a SOS Deiak.

El equipo de una ambulancia de soporte vital avanzado y del helicóptero de la Ertzaintza acudió también al lugar y, pese a los esfuerzos de todo el personal de emergencias, no se pudo hacer nada por reanimar a esta persona.

Ésta ha sido la actuación de mayor gravedad que han desarrollado los socorristas, que han atendido a lo largo de estos dos meses a 2.072 personas, la mayoría de ellas por heridas (1.185) y picaduras de sabirón (321), como viene siendo habitual temporada tras temporada.

A este respecto cabe señalar que la reducción en la afluencia a las playas se ha dejado notar también en el número de atenciones practicadas por este servicio, que el año pasado fue de 2.739.

Sólo 39 de las personas atendidas por el servicio de socorristas tuvieron que ser trasladadas a un centro sanitario. El resto recibió el alta en el propio puesto de socorro.

En cuanto a las incidencias registradas en los arenales, en los dos primeros meses de la temporada se han registrado 609, la mayoría vinculadas a actos vandálicos, a limpiezas especiales por botellones y a cuestiones relacionadas con la megafonía.

Las reclamaciones presentadas por personas usuarias de las playas sumaron 31 y tienen que ver principalmente con la presencia de baños cerrados.

Por otro lado, el servicio de limpieza ha retirado 261.840 kilos de residuos de las playas de Bizkaia. De ellos, la mayor parte (136.489 kilos) son residuos traídos a la orilla por las mareas, otros 106.251 kilos se han recogido en las papeleras verdes y los 19.100 restantes, en las papeleras amarillas.