La Ertzaintza disuelve botellones y aglomeraciones de personas en San Sebastián, Bilbao, Deba y Urretxu

EUSKADI SUCESOS EUSKADI

La Ertzaintza ha intervenido durante la pasada madrugada para disolver botellones y aglomeraciones de personas en San Sebastián, Bilbao, Deba y Urretxu, donde se estaban incumpliendo las medidas sanitarias contra la pandemia del coronavirus.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, sobre la 01.50 horas, recursos de la Ertzaintza se han dirigido hacia el paseo Urbitarte de la capital donostiarra, tras recibir quejas vecinales por ruidos y música generados por grupos de personas en el lugar.

Tras informar mediante megafonía de que no estaban cumpliendo la normativa sanitaria para paliar la pandemia de la covid-19, algunas personas han lanzado botellas y objetos contra los recursos policiales, que han tenido que realizar una carga.

Pasados unos minutos de las dos de la madrugada, se ha recogido el aviso de la presencia de un importante número de personas realizando un botellón en la zona de Ipeñarrieta de Urretxu. Nada más llegar las dotaciones de protección ciudadana de la Ertzaintza, las personas allí concentradas se han dispersado. Dos de ellas han sido identificadas y propuestas para sanción por beber en la calle mientras que un vehículo policial ha recibido el impacto de una piedra.

Por otro lado, en Bilbao, hacia las dos y media de la madrugada, se han desplazado patrullas de la Ertzaintza y la Policía Local por la presencia de grupos de personas en la plaza Levante.

En un primer momento, han sido avisados por megafonía de que su actitud era contraria a las normas dictadas contra la pandemia. Acto seguido, algunas de ellas han lanzado botellas y objetos contra los efectivos policiales, por lo que se ha utilizado material antidisturbios. A partir de ahí se han ido disolviendo sin registrarse más incidentes.

Por último, alrededor de las tres de la madrugada, comunicantes han alertado a la Ertzaintza de un posible botellón y música alta por la zona de la Alameda, en el término municipal de Deba. A la llegada policial, los presentes han arrojado alguna botella contra las patrullas. Una vez posicionados en el lugar, las personas allí presentes se han marchado, recobrándose la normalidad.