La flota de bajura de Euskadi cierra la costera del Bonito del Norte con una captura de 9.536 toneladas

EUSKADI

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia ha clausurado junto a representantes del sector la temporada de pesca de Bonito del Norte 2021, cuya pesquería ha sido cerrada al haberse cubierto la práctica totalidad de la cuota que correspondía a la flota vasca.

La consejera ha asistido en el puerto de Hondarribia a la última descarga de bonito este verano en Euskadi y ha seguido in situ la sesión de la subasta matinal para la compra-venta de pescado.

Tapia, acompañada del equipo responsable de Pesca del Gobierno Vasco, el viceconsejero Bittor Oroz y el Director Leandro Azkue, ha subrayado que a pesar de las dificultades de este verano la campaña demostrada por la flota vasca este verano ha sido impecable y que el sector ha cumplido con su compromiso de manera profesional y responsable.

Datos

La flota vasca ha obtenido una captura de 9.536 toneladas en la que ha sido una de las costeras más breves de los últimos años, ya que el cierre se ha ordenado para las 00:00 horas del 16 de agosto.

Esta cuota representa el 57% de la pesca total del Estado. Un porcentaje todavía importante, aunque existe una tendencia a la baja en el peso de Euskadi en la pesquería del bonito del norte, debido a que las flotas de Asturias y Cantabria se van sumando a esta modalidad por cuestiones de oportunidad. Por una parte, la proximidad de la especie a la costa, y por otra, la reducción de la pesca de otras especies como la merluza, hace que estas otras flotas opten por dejar en descanso la pesca de otras especies y se centren con mayor dedicación en el bonito.

Tapia demanda al Ministerio un reparto de cuotas para que el sector planifique mejor su actividad

La consejera Arantxa Tapia ha destacado en este sentido el esfuerzo adicional que ha tenido que hacer la flota vasca teniendo que faenar en circunstancias de “máxima competencia” con el resto de flotas, y ha reiterado la necesidad de establecer un reparto de cuota de bonito adscrito bien a barco, bien a cofradía o a Comunidad Autónoma para posibilitar que, en adelante, los barcos puedan faenar de forma profesional, planificada y organizada, sin tener que someterse al estrés de este año.

Pesca sostenible: sello Eusko Label como garantía de calidad

El bonito del Norte ha sido sometido a un sistema de pesca con artes tradicionales y con plena garantía en su trazabilidad. Desde que se pesca, la pieza queda marcada con el distintivo Eusko Label y ese sello de calidad y origen, informa, entre otras, del barco por el que ha sido capturada cada pieza.

Este sellado exige una implicación del propio sector para que las personas consumidoras que acudan a sus puntos de venta pueden saber con total certeza que el bonito que compran está pescado por nuestros arrantzales, que es de Euskadi y de calidad.

Denuncia de las descargas de barcos pelágicos en Ondarroa

El arte de la pesca de bonito pieza a pieza, contrasta con el sistema agresivo de las redes pelágicas empleadas por barcos procedentes de Irlanda que todos los veranos, también este año, proceden a descargar sus capturas en el puerto de Ondarroa.

El Gobierno Vasco ha reiterado una vez más su disconformidad con este sistema de pesca que ha sido denunciado en numerosas ocasiones ante instancias del Ministerio y de la Comisión Europea. En el año 2018 la administración vasca aprobó un Decreto por el que se prohibían estas descargadas en los puertos vascos, si bien, la Administración del Estado lo dejó en suspenso por razones de libre competencia.

En este sentido, la consejera Tapia ha señalado que “las limitaciones que existen para evitar esta pesca pelágica, nos obliga a ser aún más conscientes del valor que tiene la práctica y resultado de los arrantzales vascos. La consejera ha hecho un llamamiento al compromiso con la flota vasca, señalando que como administración, como sociedad y como consumidores, debemos actuar en consecuencia y consumir de manera responsable. Supone un compromiso con la sostenibilidad ambiental y una muestra de respeto y empatía con el propio sector”.