La necesidad de prevención en los trabajos verticales

OTRAS NOTICIAS

En la construcción y, sobre todo, en el mantenimiento de edificios, es muy habitual requerir de profesionales que sepan desarrollar trabajos verticales para que las fachadas, cristales o reparaciones de pozos, por ejemplo, salgan adelante.

Para hablar de trabajos verticales es necesario tener claro que es distinto al trabajo en altura, una confusión que muchas veces lleva a comunidades, oficinas y usuarios a contratar servicios que nada tienen que ver con sus verdaderas necesidades.

“Aunque el mantenimiento de edificios o la implantación de sistemas de aislamiento son algunas de las tareas más habituales en nuestro sector y las cumplimos con gran eficacia, también hay  que tener en cuenta otras posibilidades específicas que forman parte de nuestra oferta, como la instalación de soportes publicitarios, las podas, los trabajos con plataformas elevadoras, la colocación de líneas de vida o las labores de apoyo a la industria, actuando en espacios de acceso complejo” explican desde Grupo Acebo, unos de los más relevantes del litoral cantábrico gracias a su experiencia y currículum.

¿Cuáles son los trabajos más habituales?

Tal como mencionaban, el aislamiento se está empezando a considerar algo imprescindible en las comunidades de vecinos y viviendas individuales.

No solo se trata de buscar la eficiencia energética sino también el aislamiento acústico y demás mejoras que van a servir no solo para actualizar edificios sino también para mejorar el gasto.

“Trabajar colgado a una cuerda no es sencillo. Por eso es necesario contar con verdaderos profesionales y con empresas que se tomen muy en serio la prevención de riesgos laborales. No solo se trata de dar un servicio integral sino de ofrecer un valor añadido gracias a la experiencia, a saber hacer las cosas en altura y conocer a fondo un trabajo para el que no todo el mundo vale” comentan.

Detalles como saber si hay extremos en las fachadas que puedan ser cortantes, ver las condiciones de un pozo en una bajada para conocer si hay algún riesgo por superficies que puedan perder firmeza o incluso las condiciones meteorológicas son clave para que los trabajos verticales se desarrollen con las garantías necesarias.

Fachadas, cubiertas, pozos o incluso cristaleras son los trabajos más habituales que, gracias a profesionales, son desarrollados con gran éxito.