La parabólica, una ventana abierta a la televisión remota

OTRAS NOTICIAS

La televisión ha sido siempre un gran acompañamiento para las familias. Alrededor de ella se han sentado noches todos los miembros para pasar un tiempo de entretenimiento con programas, series y demás ofertas que cada año mejoraban los canales.

La llegada de las plataformas de streaming han hecho también mucho a favor de que vuelva a coger la relevancia que ha ido perdiendo con la llegada de internet, pero, hay una realidad, a la que es imposible negarse.

Pasear por las ciudades y echar un vistazo a las fachadas es también darse cuenta de la cantidad de antenas que apuntan el cielo en busca de señal para televisiones, sobre todo, extranjeras.
Basta acercarse a una de las tiendas de antenas parabólicas en Madrid para entender por qué.

“Las antenas han vuelto al antiguo auge. Ahora hay muchos clientes que quieren sintonizar las televisiones de sus países y, con la antena del edificio siguen quedándose cortos para recibir su señal. Está claro que una de las cosas que te hacen sentir en casa es escuchar y ver los programas a los que estabas acostumbrado en tus países y, por encima de las versiones en internet, está la televisión emitiendo continuamente. Eso es lo que se busca y para lo que, aún hoy, se sigue trabajando, investigando e innovando” explican desde Tecnisat.

¿Qué canales consiguen verse gracias a las parabólicas?

Sin duda, quien opta por situar en la terraza o ventana una antena parabólica lo hace en busca de los canales que emiten de forma libre y que pueden ser sintonizados en múltiples idiomas, dependiendo del emisor internacional.

Ver, desde España, canales que emiten desde Lituania, Polonia, Rusia, cualquiera de los países africanos o incluso Sudamérica, por poner solo algunos ejemplos, es más que posible siempre que se elija una antena adecuada y se oriente de forma correcta.

“Es vital contar con el asesoramiento de un profesional para garantizar que el objetivo de sintonización se consiga. Pese a que no es una tecnología excesivamente complicada, cuando se trata de mejorar la señal, la imagen o la recepción, solo los que se dedican a ello saben cómo sacar el mejor partido para que no haya interferencias o desintonizaciones” explican.