La Policía Municipal de Bilbao ha interpuesto 9.150 denuncias desde que se declaró el final del primer Estado de Alarma

BILBAO BIZKAIA

La Policía Municipal de Bilbao ha realizado 180 controles desde que, el pasado 22 de enero, se decretase el cierre perimetral de la ciudad por la alta tasa de incidencia acumulada de la pandemia del COVID-19.

Hasta 120 de esos controles han sido peatonales, en las inmediaciones de las estaciones de transporte público de la ciudad y 60 en los accesos a Bilbao por carretera.

En total, se han controlado a 4.621 peatones y 6.461 vehículos, con un balance de denuncias por incumplimiento de 82 personas a pie de calle y 88 personas conductoras.

Es decir, apenas el 1,77% de los peatones y el 1,36% de las personas conductoras han querido entrar en Bilbao durante estos diez días sin causa justificada. Unos porcentajes que ponen de manifiesto el alto grado de cumplimiento de la normativa por parte de la ciudadanía.

MÁS DE 9.000 DENUNCIAS

La Policía Municipal de Bilbao ha interpuesto 9.150 denuncias desde que se declaró el final del primer Estado de Alarma, el pasado 18 de junio, y contabilizando las sanciones hasta ayer 31 de enero, según se desprenden de los análisis de situación realizados por el Área de Seguridad Ciudadana.

Del total de esas denuncias, la inmensa mayoría hacen referencia al no cumplimiento de la obligación de portar mascarilla o no llevarla de la forma correcta. En concreto, las y los agentes municipales han multado a 5.156 personas por infringir esta norma.

Otros de los incumplimientos que más denuncias han acarreado hacen referencia a los toques de queda, hasta 1.458 sanciones, y a la práctica del botellón, con 1.274.