Más del 5% de los positivos por covid en Euskadi tienen cepas de la variante británica

Más del 5% de los positivos por covid-19 en Euskadi tienen cepas de la variante británica y van en aumento porque "se está extendiendo con rapidez". Se han detectado ya en "muchos" municipios vascos, lo que significa que ha habido "varias introducciones" de otros países, según ha revelado el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Donostia y miembro del Comité de Osakidetza que estudia las nuevas variantes del coronavirus, Gustavo Cilla.

En declaraciones a Radio Euskadi, Cilla ha afirmado que era previsible que aumentara la incidencia de la variante británica en Euskadi, ya que está ocurriendo lo mismo en otras comunidades autónomas y en muchas regiones europeas.

«La nueva variante está aumentando y, en este momento, estamos ya por encima de un 5% del total de cepas detectadas en Euskadi. Se detecta en muchos municipios, lo que significa que ha habido varias introducciones. Es lo esperado», ha indicado.

En este rastreo, en la actualidad se analizan en torno a un 20% de los casos covid que se detectan en la Comunidad Autónoma Vasca y se incrementará en un 30 ó 40% en las próximas semanas.

El microbiólogo ha explicado que «lo esperable» es que la variante británica sea la mayoritaria en Euskadi en próximos meses, puesto que «tiene más capacidad de transmisión que las cepas estándar o salvajes, que son las que todavía son mayoritarias y las que se han tenido hasta ahora».

Gustavo Cilla ha señalado que esta cepa ha hecho «estragos» en Reino Unido, «pero no porque sea más virulenta» porque no hay datos definitivos sobre esto, porque «la virulencia parece ser muy parecida a las cepas salvajes», sino por «su mayor capacidad» de contagio. «Puede provocar un número mayor de casos y, si hay más casos, habrá más hospitalizaciones, más ingresos en UCI y más mortalidad», ha añadido.

Por ello, considera que «se puede agravar la crisis». En todo caso, ha explicado que no hay nuevas medidas de prevención para la variante británica. No obstante, ha dicho que «habrá que pensar en modular bien su intensidad y duración para tratar de ajustarse a la llegada de esta nueva variante si, como se prevé, acaba haciéndose mayoritaria». «Se está extendiendo con rapidez», ha admitido.

De momento, para detectar casos de cepa británica, se han realizado en Euskadi más de 6.000 análisis en los laboratorios de Osakidetza y, para las sudafricana y brasileña, que aparecieron más tarde, en torno a 500 ó 600. A partir de esta semana, el número de analíticas para las tres variantes será similar.

VACUNAS

Cilla ha manifestado que las vacunas mantienen eficacia frente a todas las cepas, sobre todo en el caso de la británica, aunque parece que, ante las variantes sudafricana o brasileña, que todavía no se han detectado en Euskadi, «puede bajar un escalón» y el efecto ser algo «menor».

«Hay un ligero déficit en la respuesta de la vacuna a esas dos cepas, que no parece ser todavía muy importante. Es decir, que las vacunas seguirán manteniendo eficacia. Es posible que la duración de la eficacia sea menor», ha aclarado.

El jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Donostia espera que para verano, si hay vacunas, el 70% de la población pueda estar vacunada, pero ha precisado que no puede confirmar que vaya a ser así.

TEST RECTALES

Gustavo Cilla ha considerado, además, de los test rectales son «una opción más» para la detección del coronavirus, pero «hay que usarlos en su contexto adecuado» porque «hay que tener en cuenta que la dinámica de excreción viral en heces no es la misma que en el tracto respiratorio».

En esta línea, ha precisado que la aparición en el tracto digestivo «es más tardía, no aparece en todos los casos y su duración puede ser más prolongada». «Ese último factor es el que podría justificar el uso de estos test. Podría ser utilizados en personas en las cuales no es fácil tomar una muestra respiratoria, que las hay, pero, en líneas generales, no le veo una aplicación masiva a este tipo de test», ha remarcado.

En cuanto a la situación del Hospital Donostia ante la pandemia, ha dicho que «está bastante ocupado» y la presión asistencial «es bastante importante», en ascenso y sin que se prevea que vaya a ceder en los próximos días o en pocas semanas.

«Aunque se espera que la curva epidémica alcance el pico posiblemente esta semana, aunque está por ver, la presión asistencial lleva un decalaje y seguirá aumentando durante una semana o diez días más, los ingresos en ICI dos semanas, y la mortalidad todavía llevará un decalaje mayor», ha indicado.

En su opinión, los ánimos entre los sanitarios «están bien» porque estos profesionales son «muy resilientes», pero «ya un año de trabajo con un nivel de estrés altísimo y se nota».

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad