Mendía justifica a Andueza: «Otegi no es un hombre de paz»

EUSKADI

La vicelehendakari segunda, consejera de Trabajo y Empleo y secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha asegurado que el Gobierno Vasco está empeñado en sacar adelante la Ley Antipandemia y ha dicho a los grupos de la oposición que esta norma, impulsada por socialistas y PNV, es "la prueba más fidedigna" de cómo usar el autogobierno.

En una entrevista concedida al Grupo Noticias, Mendia ha señalado que, «aunque se acusa de rodillo» al Ejecutivo vasco, este siempre ha creído que es «bueno que los grupos de la oposición participen de las decisiones e influyan en las políticas que el Ejecutivo pone en marcha».

«Eso se visualiza cada jueves en el Parlamento, cuando se ve que no es cierto que haya un rodillo por parte del Gobierno y de los dos partidos que lo apoyan. Además de eso, se mantiene una interlocución con el resto de grupos parlamentarios», ha añadido.

Tras precisar que ella, como vicelehendakari y consejera de Trabajo, ya se ha reunido en dos ocasiones con los partidos, ha añadido que, luego, estos «tienen que ser conscientes del papel que juegan y ahora les toca estar en la oposición».

Además, ha rechazado las acusaciones de EH Bildu a los socialistas de haber obligado al PNV a «congelar» la Ponencia de Autogobierno y a los jeltzales de haber cedido, para asegurar que ambas formaciones tienen «libertad absoluta» para mantener sus planteamientos.

«En las circunstancias actuales, el Gobierno está empeñado en la lucha contra la pandemia y en el desarrollo del Estatuto en cuanto a las transferencias pendientes para gestionarlas en Euskadi. Y, realmente, si apelamos al desarrollo de autogobierno, la oposición tiene la oportunidad de ser protagonista a través de la Ley Antipandemia, que es la prueba más fidedigna de cómo usar la herramienta del autogobierno que sirva para dotar de más contenido jurídico a las medidas que adopte el Gobierno vasco contra la pandemia», ha manifestado.

También se ha referido a las palabras del portavoz parlamentario del PSE-EE y líder de los socialistas guipuzcoanos, Eneko Andueza, en las que dijo que Arnaldo Otegi «no es un hombre de paz» y ha recordado que se produjeron en el acto de homenaje a los concejales asesinados por ETA, justo después de que el coordinador general de EH Bildu afirmara que «la aportación de la izquierda abertzale a la paz es que ETA ha dejado de matar y que no le gustan los adjetivos de justo e injusto».

«Es algo suficientemente ofensivo para las víctimas como para justificar las palabras de Eneko. Todos somos conscientes de que hay un grupo en Euskadi que no dice que no existió razón alguna para matar. Entiendo lo dicho por Eneko porque hay que dejar muy claro lo injusto que fue matar», ha apuntado.

En cuanto a la postura del PSOE en el Congreso sobre la reapertura del caso de Mikel Zabalza, ha recordado que presentó una enmienda al texto inicial del PNV. «Conozco este ámbito porque en 2012 empecé a trabajar en el reconocimiento de las víctimas de abusos policiales que impulsó el lehendakari Patxi López y entre esas víctimas estaba Mikel Zabalza. Creo que Zabalza o Naparra son víctimas que han estado silenciadas y necesitan un reconocimiento», ha indicado.

En todo caso, ha señalado que el caso Zabalza lo sobreseyó un juez que «no es nada sospechoso de ser blando con las torturas, más bien lo contrario, ya que ha condenado casos de tortura». «Lo que sucede es que no encontró pruebas suficientes para seguir con la investigación. De hecho, los audios, que son tremendos y a todos nos han revuelto el estómago, constan ya en aquel expediente, por lo que no es una prueba nueva que permita reabrir el caso

La secretaria general del PSE-EE ha apuntado que «es cierto que esa es la verdad judicial y lo que hay que hacer ahora es volcarse en la reparación de la familia de Mikel Zabalza».

En cuanto a la situación catalana y el hecho de que, finalmente, Pere Aragonès pueda ser el presidente del Govern, ha considerado que los catalanes «están metidos en una pelea intestina entre independentistas con un Puigdemont que quiere tutelar y controlar todos los gobiernos y procesos que surjan en Catalunya».

«Por otro lado, todo esto impide que Catalunya despegue económicamente y se ocupe de los problemas de sus ciudadanos. Por ello, Salvador Illa, que fue el vencedor de las elecciones, sería la mejor opción para gobernar Catalunya y salir del laberinto en el que están», ha concluido.