Once senadores republicanos rechazarán formalmente la derrota electoral de Trump

Legisladores republicanos encabezados por Ted Cruz anunciaron el sábado mediante un comunicado de prensa que objetaran la certificación del colegio electoral y a su vez exigen que se establezca una comisión electoral para que audite los resultados.

La Cámara y el Senado se reunirán en una sesión conjunta el 6 de enero para certificar los votos del Colegio Electoral y confirmar así quién será el próximo presidente de los Estados Unidos. Pero se espera que al menos ciento cuarenta congresistas republicanos desafíen a los electores de Biden de los estados con irregularidades evidentes durante las elecciones presidenciales y no acepten el conteo de sus votos.

El sábado por la mañana se sumaron un grupo de senadores republicanos encabezados por el senador Ted Cruz, que anunciaron que se opondrán a la certificación del 6 de enero de los resultados de las elecciones presidenciales la próxima semana, a menos que una comisión electoral lleve a cabo una correcta auditoría de emergencia de los resultados.

Cruz y los otros senadores argumentan para respaldar su decisión, que las elecciones presidenciales “incluyeron acusaciones sin precedentes de fraude electoral y conducta ilegal”. Su afirmación además está respaldada por incontable cantidad de testigos y documentación fehaciente sobre irregularidades nunca antes vistas en una elección.

El esfuerzo de los senadores se suma al anunciado por el senador republicano Josh Hawley, quien aseguró esta semana que se opondrá a lo que afirma fue el incumplimiento de algunos estados, especialmente Pensilvania, de seguir sus propias leyes electorales.

“El fraude electoral ha planteado un desafío persistente en nuestras elecciones, aunque se disputan su amplitud y alcance”, dijeron los legisladores en el comunicado publicado. “De cualquier manera, las acusaciones de fraude e irregularidades en las elecciones de 2020 superan a cualquiera de nuestras vidas”.

Además, los senadores electos están solicitando que el Congreso nombre una comisión para realizar una auditoría de emergencia de al menos 10 días, para lograr investigar los resultados electorales en los estados donde las diferencias están en disputa.

Como ejemplo, los senadores tomaron un caso de 1877, referido a la disputa entre Samuel Tilden y Rutherford Hayes, en el que varios estados denunciaron fraude.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad