Policía Municipal de Bermeo interpone 14 denuncias desde el 15 de enero, inicio del cierre perimetral

BIZKAIA

La Policía Municipal de Bermeo ha interpuesto 14 denuncias desde que comenzó a controlar las entradas y salidas de la localidad como consecuencia de la alarma roja y el cierre perimetral decretado para el municipio costero a partir del 15 de enero.

Según han informado desde el Consistorio vizcaíno, la «inmensa» mayoría de estas denuncias se han interpuesto por salidas o entradas del municipio por causas no justificadas (9 denuncias), pero también por otras infracciones, como romper el toque de queda, no llevar mascarilla o incluso por no guardar la distancia de dos metros establecida en el interior de un vehículo.

Además, aparte de estos controles, y desde el 15 de enero, se ha denunciado también a un hostelero que infringió todas las normas, al servir bebidas en el interior del bar.

Tal y como han indicado desde el Ayuntamiento de Bermeo, en estos controles en carretera y en el transporte público, las denuncias han sido de «diferente índole», aunque la «inmensa mayoría» se han puesto por salir o entrar del pueblo por causas no justificadas, hasta un total de nueve.

En uno de los controles, además, se ha multado a una persona por permanecer en la calle fuera del horario permitido, y se ha denunciado a otra por fumar y no guardar la distancia de dos metros establecida en el interior del vehículo. Por último, en esos controles también se han interpuesto dos denuncias por no utilizar la mascarilla o no tenerla correctamente colocada.

INCIDENCIA ALTA

Desde el consistorio han recordado que desde el pasado 15 de enero, Bermeo mantiene cerradas sus fronteras de entrada o salida del municipio ya que desde hace varias semanas se encuentra en una tasa de incidencia superior a 500 por cada 100.000 habitantes. Debido a las circunstancias, se ha tenido que adoptar esta medida.

La mayor parte de las denuncias se han registrado en los controles establecidos en las carreteras. Además, estos controles se realizan siempre en coordinación con la Ertzaintza.

Sin embargo, a parte de realizar controles de vehículos en diferentes puntos de la localidad, también se realiza un control de las personas que van y vienen en transporte público. El objetivo es el mismo: asegurar el cumplimiento de la ley y, además, prestar ayuda a la ciudadanía resolviendo sus dudas y atendiendo sus necesidades.

Por otro lado, al comprobar si en el pueblo se estaban cumpliendo el resto de las medidas impuestas, se ha denunciado a un hostelero por servir bebidas en el interior del bar, infringiendo todas las normas.

En este sentido, el subjefe de la Policía Local de Bermeo, Aritz Flores ha recordado que «la ley es clara». No se puede entrar o salir del municipio «sin causa justificada».

Flores ha añadido que durante los primeros días se informó a la ciudadanía, «porque la medida era nueva y algunas personas tenían dudas, pero a continuación empezamos a hacer cumplir la ley». Por todo ello, ha remarcado, «la ciudadanía debe entender que estamos en una situación de alarma roja y que, para garantizar la salud de todos y todas, es necesario que se cumplan las medidas establecidas».