PP vasco ve «conveniente» el uso de las mascarilla en la calle

ESPECIAL COVID-19 EUSKADI EUSKADI

La secretaria general del PP vasco y parlamentaria de PP+Cs, Laura Garrido, ha afirmado este lunes que la situación de la pandemia es "muy mala" y que ve "conveniente" el uso de la mascarilla en la calle, y ha lamentado que tanto el Gobierno central como el vasco no trasladan mensajes claros a la ciudadanía.

En una entrevista concedida a Euskadi Irratia, la dirigente popular ha indicado que los datos epidemiológicos «no son buenos» y que es «imprescindible» establecer medidas «con seguridad y transparencia».

Garrido ha asegurado que los ejecutivos «deben enviar mensajes claros», y ha reiterado que, en muchas ocasiones, ni el Gobierno central ni el vasco, han traslado mensajes claros a la ciudadanía, sino que «han ido cambiando de criterios».

«Hace unas semanas se decidió quitar las mascarillas y está claro que esa decisión no ha sido buena, en base a los datos. El uso de la mascarilla en la calle es conveniente, y tomar una decisión así fue enviar un mensaje falso de que estamos en una situación normal cuando para nada es normal. Está claro que ese anuncio se hizo para tapar el asunto de los indultos», ha asegurado.

La secretaria general del PP vasco ha considerado, además, que la actual ola «ha pasado por encima» del plan Biziberri IV del Gobierno Vasco y que la ley antipandemia vasca se ha aprobado en el Parlamento «rápido, tarde y mal» y que «parece que no se puede aplicar».

«Cuando estás en el gobierno, tienes que hacer las cosas bien y, por lo menos, trasladar mensajes claros con transparencia y honestidad. Pero los mensajes son muy diferentes, y los ciudadanos a veces nos estamos volviendo locos, porque no sabemos cuales son las medidas o qué es lo que hay cumplir», ha criticado.

Asimismo, y ante la actual quinta ola de la pandemia que afecta sobre todo a los más jóvenes, ha considerado que, tras más de un año de pandemia, deberían «haber aprendido que la anticipación y la previsión son muy importantes», y ha criticado que ni el Gobierno central ni el vasco «han sabido actuar con previsión», sino que han tomado decisiones «tras ver lo que pasa, cambiando de criterios y sin sentido».

En este sentido, ha advertido de que la presión del sistema de salud y de los hospitales «está aumentando», a pesar de que, según ha dicho, «la consejera de Salud nos dijo que no iba a haber presión», y ha instado al Gobierno Vasco «tomar decisiones para fortalecer el sistema de salud y la atención primaria».

Además, Laura Garrido ha criticado que el Gobierno Vasco «impulsa poco el diálogo» para ampliar acuerdos en el Parlamento, a pesar de que, según ha recordado, el lehendakari, Iñigo Urkullu, dijo al comienzo de la legislatura que «iba a tratar de ampliar acuerdos». «Pues no lo hemos visto, y cuando se han ampliado acuerdos, hasta ahora solo ha mirado hacia Podemos», ha añadido.

Así, ha señalado que, en la sesión de investidura, la coalición PP+Cs «tendió la mano» al lehendakari y le ofreció «pactos concretos», y ha lamentado que «no hemos obtenido respuesta», a pesar de que llegar a «algunos acuerdos puntuales, pero no en cuestiones importantes».

Por otro lado, la secretaria general del PP vasco ha considerado que en España «se está terminando un ciclo» y que tanto el PP como su presidente, Pablo Casado, «estamos preparados para asumir el poder y estar en el Gobierno».

En su opinión, las prioridades son «dar la vuelta a esta situación, hacer frente a la situación económica, impulsar el empleo y recuperar el sitio que hemos perdido en Europa».

«Esas son las prioridades, y no sirven los cambios que ha habido en el Gobierno, los cambios de caras, porque este Gobierno, con la colaboración del PNV, ha fracasado. Me gustaría que el objetivo del Gobierno de Urkullu fuera tener un gobierno firme en Madrid, porque cuando ha habido gobiernos fuertes en Madrid, las cosas han ido mejor para Euskadi», ha asegurado.