¿Prepara el Gobierno Vasco un «un castigo ejemplar» a los hosteleros si el TSJPV falla en favor de la reapertura de sus locales?

EUSKADI

SOS Ostalaritza teme que el Gobierno Vasco les imponga un "castigo ejemplar" o "nuevas condiciones", si el TSJPV falla a favor de permitir que sector reabra de forma cautelar los locales de hostelería actualmente cerrados por encontrarse en municipios en zona roja por la alta tasa de covid.

Así lo ha trasladado el representante de Bizkaiko Tabernariak, Txema Larrea, durante la concentración que hosteleros llevan a cabo ante el Palacio de Justicia de Bilbao, sede del tribunal, a la espera de conocer la resolución de la Sala de lo Contencioso Administrativo acerca del recurso presentado por los hosteleros contra la orden de cierre y tras recibir las alegaciones del Gobierno Vasco.

En su intervención, Larrea ha dicho tener «incluso dudas» de que el sector prefiera un fallo favorable a su recurso para que se levante el cierre decretado en aquellas localidades vascas que entren en zona roja porque «si deciden que abramos y este viernes se reúne el Labi, igual hasta recibimos un castigo ejemplar por esta decisión o nos imponen unas nuevas condiciones, como cerrar a las cinco de la tarde, que nos permiten abrir, pero que igualmente acaban con nosotros».

El representante de SOS Ostalaritza ha señalado que lo único que quiere el sector es «trabajar, que es lo que preferimos» pero ha confesado tener miedo a lo que pueda pasar si el TSJPV les da la razón porque «todo está siendo tan ilógico» que cada vez que pasa algo, «cambian totalmente lo que cuentan».

Primero, ha añadido, «dicen que la hosteleria no tiene la culpa pero luego declaran que no se puede abrir, como hizo ayer la consejera, porque es un centro peligroso de contagios cuando, si miras los índices, el de la hostelería es muy bajo comparado con las reuniones familiares».

La postura que defiende la hostelería vasca, de que las limitaciones de aforos y las restricciones de horarios son suficientes, choca con la visión expresada desde el Gobierno Vasco, que entiende, tal y como ha recogido en sus alegaciones al recurso del sector, que las medidas en zona roja son similares a las adoptadas en otras comunidades autónomas y su reapertura dificultaría reducir la incidencia al entender que los clientes relajan las precauciones cuando acuden a los locales hosteleros.

«DOBLEMENTE PERJUDICADOS»

En este sentido, Larrea no sabe si la solución es lo que hace la Comunidad de Madrid, que en ningún momento ha optado por cerrar la hostelería, pero ha añadido que «tampoco lo es tener cerrado por completo el sector y permitir otras cosas porque «nosotros salimos doblemente perjudicados porque nos cierran pero los contagios surgen en otros sitios y todo esto no se entiende», ha lamentado.

Larrea ha indicado que el sector considera «cuando menos dudoso el tema de la medición con semáforos» porque «está resultando muy perjudicial para el sector porque no puedes ni plantearte trabajar ni a una semana vista» y ha considerado «ilegal que, en la actual situación, solo tengamos que cerrar los hosteleros, nadie más».