¿Qué soluciones hay para aislar la vivienda del frío?

AZKEN BERRIAK

Soria, Burgos y Guadalajara. Esas sonlas tres provincias que, de forma habitual, suelen marcar las mínimas en el invierno español.

Tres provincias del centro peninsular que, por la forma de su geografía, están acostumbradas a bajar la temperatura nocturna muy por debajo de los 0ºC.

¿Cómo se preparan entonces las viviendas para no perder el calor que se genera en el interior?

«Hay varias claves para entender cómo conseguir algo de eficiencia energética cuando los termómetros llegan, en algunos casos a casi los veinte grados bajo cero. En primer lugar, en esas localidades se cuida mucho el material de la fachada. La piedra suele ser la más habitual en las zonas rurales, aunque no se ve tanto en la ciudad, donde apuestan, sobre todo, por aislamientos térmicos como la espuma o el poliestileno y por la elección de ventanas que eviten las pérdidas de calor con filtraciones» comentan desde Aluarte.

Realmente, quienes buscan mejorar la temperatura interior, por ejemplo buscan ventanas en Burgos, o en cualquier de las localidades mencionadas, de materiales como la madera, el PVC o el aluminio que, junto con una buena elección de cristal aislante puede incluso conseguir un ahorro de hasta el 70% en la factura si se compara con las más normales.

En realidad, lo más habitual en este tipo de poblaciones frías es apostar por el PVC por ser un material que no permite que se transfiera el frío o calor del exterior hacia el interior.

De hecho, según consta en los últimos estudios, la opción de la doble ventana suele ser la que mejor aísle siempre teniendo en cuenta que cuanto mayor espesor se elija para el cristal – que deberá ser específico y contener bien dos o tres cámaras de aire o argón – y mayor superficie de cámara de aire entre una ventana y otra, mayor será el aislamiento obtenido.

«No hay que olvidarse de apostar también por la rotura de puente térmico para asegurar que de verdad la ventana optimice su función aislante. Lo que realmente permite este tipo de solución es que la parte externa de la ventana no esté en contacto con la interna mediante una cámara entre cristal, dejando fuera el frío» explican.

A todas estas soluciones, que pasan por aislar paredes y ventanas, se suma la búsqueda de una calefacción eficiente, bien vía caldera tipo estanca o bien como suelo radiante, aunque no es difícil encontrar en estas poblaciones otro tipo de calefactores móviles que se van llevando a la estancia en la que se están para momentos puntuales.

Todo esto, junto con alfombras, cortinas gruesas e incluso con frisos en la pared para dar una sensación adicional de confort, ayuda a sobrellevar las frías temperaturas del invierno en la Meseta Central.