¿Sabes cuáles son los errores más comunes a la hora de realizar las tareas del hogar?

NACIONAL

Un mes tras otro los acontecimientos se han ido sucediendo y lo que comenzó siendo una situación más que alarmante se ha ido transformando en una situación distinta que buena parte de la población ha adoptado como normal.

No obstante, el gobierno ha permitido que sean las comunidades autónomas las que establezcan los límites para mantener a los ciudadanos seguros, haciendo que, en función del territorio en el que se resida, las cosas sean más o menos similares a la normalidad que existía antes de la llegada del virus.

En cualquier caso, y pese a que todavía existan restricciones y la situación diste mucho de la deseada, lo cierto es que la llegada de la vacuna ha arrojado luz y esperanza a una sociedad agotada de tantas limitaciones.

Y es que, nos guste o no, “durante el último año todos hemos tenido que extremar las precauciones y adoptar nuevas rutinas. Ya nadie concibe salir a la calle sin su mascarilla o no usar gel hidroalcohólico cuando se entra o sale de cualquier negocio o establecimiento. Pero no solo eso, sino que durante todo este tiempo muchos han tenido que cambiar sus rutinas habituales de limpieza por otras que, además de la limpieza, garantizaran la desinfección y que, en muchos casos, requerían incluso una mayor frecuencia” comentan desde una empresa de limpiezas en Bilbao.

Todo esto ha provocado que a los clásicos errores que muchas personas cometían ya antes de la llegada del coronavirus hayan venido a sumarse otros que pueden llegar a ser peligrosos.

“Entre los errores más comunes a la hora de realizar las tareas del hogar utilizar más producto del necesario es un clásico. Poner más detergente del necesario a la hora de hacer la colada o utilizar más limpiacristales del debido encabezan el ranking de los errores más cometidos antes y durante la pandemia. Sin embargo, y por desgracia, el verdadero peligro aparece cuando se realizan mezclas de productos químicos, un caso muy habitual es la mezcla de lejía y amoníaco”.

Por otro lado, “la obsesión por la desinfección que parece haberse instalado entre la población ha motivado que muchas personas utilicen la lejía para acabar con el virus en todas las superficies, no teniendo en cuenta que la lejía no es apropiada para todas ellas, pudiendo llegar a causar daños en determinados materiales, como es el caso de los metales, a los que acabará causando corrosión”.

Limpiar y desinfectar es especialmente importante en los tiempos que vivimos, pero hacerlo con seguridad es más importante todavía.