Tres tips para una casa más sostenible

OTRAS NOTICIAS

El compromiso por la sostenibilidad y el medio ambiente está cada vez más presente en nuestros hogares.

Según el estudio “Hogar y Sostenibilidad: realidad o deseo” realizado por Leroy Merlin y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), un 80% de los españoles le da gran importancia vivir en un hogar sostenible y respetuoso. Pero no siempre es sencillo saber por dónde empezar.

Ahorra luz con las bombillas LED y bajo consumo

El ahorro de la luz es una de las claves para hacer de cada casa un espacio más sostenible y eficiente. Cada vez está más en auge la instalación de sistemas de auto consumo como los paneles solares, que ayudan a cuidar del medio ambiente y, sobre todo, a reducir el consumo energético. También es posible ahorrar haciendo pequeños cambios a la hora de elegir, por ejemplo, bombillas de bajo consumo o iluminación LED, que consumen un 80% menos que las luces tradicionales.

Como siempre, la luz natural es un bien preciado que hay que cuidarlo y utilizarlo al máximo. Por eso, si en una estancia entra mucha luz natural, ¡es momento de aprovecharla! Para ello, siempre cortinas con colores claros y que dejen pasar la luz para evitar encender las luces antes de tiempo y reducir el consumo.

Materiales sostenibles y naturales

La tendencia por la decoración hecha con materiales sostenibles como la madera y otras fibras naturales como el ratán, yute, teje, mimbre es una tendencia que aporta calidez pero, sobre todo, que usa materiales que son más resistentes y duraderos.

Solo con esta elección, se consigue que una casa sea más sostenible y tenga un aspecto más natural y ecológico. En el mercado existen tiendas que venden muebles y elementos decorativos como el algodón y e lineo que provienen de plantaciones sostenibles.

También es posible restaurar muebles antiguos o incluso darles una segunda vida forrándolos con vinilos decorativos. En Printodecor, una de las webs de referencia para este tipo de productos, se encuentran vinilos para muebles con texturas orgánicas como la madera o el corcho.

La eficiencia energética es la clave

Lo más importante es conseguir el aislamiento del frío y el calor en la vivienda, especialmente si se vive en una planta baja o en un ático. Las alfombras vinílicas  ayudan a asilar el frío del suelo y a decorar al mismo tiempo. Además, hoy en día se fabrican para que sean 100% reciclables y libres de tóxicos.

Pero, no hay que olvidarse de la fuente de frío y calor. Colocar sistemas de gas natural o eléctricos con bomba de calor marcará la diferencia en términos de eficiencia. Una buena opción, es instalar programadores que ayuden a controlar la temperatura y el consumo.

Otra de las claves es elegir, por ejemplo, electrodomésticos que tengan la etiqueta energética de clase A ya que son mucho más eficientes y minimizan el impacto sobre el medio ambiente. Esta clasificación no solo mide el consume de electricidad sino que también lo hace sobre el consumo de agua.