Un bar de Bermeo cobra 10 euros de más en una consumición «por tocar los cojones»

La factura trampa ha sido ideada por la camarera del bar Eguzki de Bermeo, Anka, con el beneplácito eso sí de su jefe, Fernando, para hacer una broma a una cuadrilla que todos los jueves se reúne a comer y jugar al mus junto al propietario del establecimiento.

A la joven no se le ocurrió otra cosa que aplicar al recibo de la consumición, compuesta por cinco vinos y una copa de champagne, diez euros adicionales de recargo ‘por tocar los cojones’.

La noticia ha corrido como la pólvora a través de WhatsApp, Facebook y medios de comunicación en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Asociación Cultural EuroClub.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad