Urkullu no ha decidido si irá a la Conferencia de Presidentes

EUSKADI

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, no ha decidido todavía si asistirá el próximo viernes a la reunión de Conferencia de Presidentes Autonómicos que se celebrará en Salamanca y en la que se hablará de la pandemia de la covid-19 y de los fondos europeos, pero cree que esta convocatoria "no cumple con el reglamento ni las funciones" que tiene atribuidas.

Además, entre otras consideraciones que estudia para decidir si finalmente participará en el encuentro, se encuentran los compromisos que el Gobierno de Pedro Sánchez ha adquirido con el Ejecutivo vasco, que están vinculados a su contribución a la estabilidad.

El portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, que ha comparecido este martes ante los medios de comunicación en Vitoria tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, ha recordado que la invitación a la cumbre se hace directamente a los presidentes autonómicos y, por lo tanto, como es «indelegable», es el propio Iñigo Urkullu el que debe decidir exclusivamente si irá.

Zupiria ha explicado que el Lehendakari analiza una serie de consideraciones, entre ellas, la de que la reunión de Conferencias de Presidentes no está prevista en la Constitución y, por tanto, es un órgano de cooperación.

En este sentido, ha recordado que el primer encuentro de este foro se celebró en 1990 cuando era presidente del Gobierno Felipe González, «ha tenido altibajos, y momentos de aparición y de desaparición».»Es un órgano que no existe en el entramado jurídico institucional del Estado español, cuya existencia no se contempla ni en la Constitución ni en los estatutos de autonomía y, por lo tanto, es un órgano de cooperación de nueva creación», ha indicado.

Esta es una primera reflexión que el Lehendakari está valorando. La segunda «tiene que ver con su propia naturaleza», ya que Iñigo Urkullu analiza que la Conferencia de Presidentes «está definida como un órgano de cooperación que, a lo largo del tiempo, en muchas ocasiones sin presencia de Lehendakaris vascos, ha ido adoptando una serie de acuerdos sobre su funcionamiento».

En todo caso, Urkullu «constata que las reuniones que se están celebrando» en ese foro, al igual que la próxima reunión del viernes, «no cumple ni el reglamento ni las funciones que tiene atribuidas este órgano».

SIN REUNIONES PREPARATORIAS

«Por ejemplo, el reglamento de la Conferencia de Presidentes habla de unas reuniones preparatorias, en las que se establece el orden del día y se van adoptando diferentes propuestas para su correcto funcionamiento, y esto es algo que no ha sucedido, ni en todas las conferencias de presidentes que se celebraron en la primavera del año pasado, ni en las que se produjeron en julio y octubre del año pasado, ni en esta ocasión de cara a la reunión del próximo viernes», ha precisado Bingen Zupiria.

Asimismo, ha explicado que el Lehendakari «también está valorando el funcionamiento que han tenido estas reuniones a lo largo del tiempo, los temas que han sido tratados en ellos y el funcionamiento institucional posterior a estas reuniones».

LEALTAD INSTITUCIONAL

«También es un elemento de valoración la forma en que, en paralelo a esta Conferencia de Presidentes, se están desarrollando las relaciones entre el Gobierno español y el Gobierno Vasco, que, más allá de su compromiso de lealtad institucional, están basados también en una serie de compromisos que deben ser desarrollados en el tiempo», ha indicado.

En este sentido, Iñigo Urkullu considera que, por parte de las instituciones vascas, especialmente del Gobierno y de él mismo, «ha habido un compromiso con la estabilidad institucional, tanto en la Comunidad Autónoma Vasca como en el Estado español», y que está «vinculado a los compromisos que tienen que ver con un desarrollo armónico de las relaciones institucionales y también con una mejoría de las condiciones de la vida de los ciudadanos».